Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LLUVIAS TORRENCIALES EN LA COSTA MEDITERRÁNEA

Suspendidas las clases en centros escolares y en las universidades

Transporte escolar

La situación originada por las fuertes lluvias torrenciales iniciadas el domingo, que provocaron ayer inundaciones en cuatro centros educativos de la provincia de Castellón y en 13 colegios de la provincia de Alicante, no tuvieron una respuesta coordinada por parte de Educación hasta las 2.30 de la tarde, cuando la consejería suspendió de forma "cautelar" las clases e hizo extensible la medida para hoy. La falta de coordinación entre los Servicios Territoriales de las tres provincias, la propia consejería y la Dirección General de Interior dejó a los 683.809 alumnos, 40.000 docentes y personal administrativo y a 10.000 profesores de los centros privados concertados sin saber a qué atenerse, provocando el desconcierto en los centros.El sindicato mayoritario de la enseñanza no universitaria, el STEPV, que permaneció "de guardia" durante todo el día para facilitar cualquier información disponible, resumió la situación como caótica. "Sin un mensaje claro de las autoridades, el alumnado y profesorado se trasladó ayer por las carreteras, corriendo un riesgo innecesario e inútil, pues en muchos casos se suspendieron las clases después de haber comenzado o no pudieron comenzarlas por falta de alumnos o simplemente porque fue imposible que el profesorado accediera a sus puestos de trabajo" debido a los cortes e inundaciones en carreteras comarcales y secundarias.

Esta situación afectó, fundamentalmente, a los alumnos y profesores que dependen de las 596 rutas de transporte escolar que tiene contratadas la consejería para dar servicio a 33.995 escolares. En Castellón, según el jefe de los Servicios Territoriales, Francisco Baila, "la mitad de los institutos pudo dar clases". Los municipios más afectados fueron Vinaròs, por el desbordamiento del río Cèrvol; en Morella, por la imposibilidad de trasladar a los alumnos y profesores; en Burriana, donde sólo acudió el 20% de alumnado; y en los colegios de Sant Mateu y Carmelitas, Vall d'Alba y Castellnovo de Castellón por inundaciones. También en L'Alcora, la grieta en la presa María Cristina forzó a cerrar los colegios.En Valencia, la mayoría de centros fueron "devolviendo" a los alumnos a sus casas gradualmente, sobre todo, por los problemas ocasionados por los accesos a la ciudad desde las poblaciones vecinas, que impideron el desplazamiento del profesorado. En Alicante -donde hoy los Ayuntamientos decidirán de forma individual en función del tiempo-, las tormentas localizadas ayer en la Marina y en La Vega Baja obligaron a cerrar los centros de Orihuela, Xàbia y Denia, donde se desprendieron algunos postes eléctricos. Las cinco universidades públicas y la Cardenal Herrera-CEU continuarán hoy la suspensión de las clases.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de octubre de 2000