Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LLUVIAS TORRENCIALES EN LA COSTA MEDITERRÁNEA

El temporal complica las comunicaciones

Las comunicaciones por carretera y ferrocarril y el suministro eléctrico sufrieron ayer los efectos del temporal. Numerosas carreteras, sobre todo en el área metropolitana de Valencia y en el norte de Castellón, quedaron cortadas, lo que impidió o dificultó el acceso a diversas localidades. También los trenes se vieron afectados, tanto los de cercanías como los de largo recorrido, por cortes en las vías en Catarroja y El Puig, y muchos trenes sufrieron retrasos. Los fallos en el suministro de electricidad provocados por la inundación de estaciones transformadoras o la caída de postes de conducción dejaron sin servicio a varias localidades del interior de Castellón, cuya capital sufrió cortes intermitentes. En Valencia también hubo cortes parciales en diversas poblaciones.

- Carreteras. Circular por determinadas zonas se convirtió ayer en un tormento, debido a los cortes de carreteras y a los colapsos que como consecuencia de ello se formaron en las vías alternativas. El área metropolitana de Valencia y el norte de la provincia de Castellón registraron los principales problemas. A primeras horas de la noche de ayer permanecían cortadas al tráfico unas 60 carreteras, por inundación, por desprendimientos o por rotura de puentes. En Valencia capital la movilidad fue casi normal y la circulación sólo se vio afectada por el fallo de un 5% de los semáforos, debido a los cortes de suministro eléctrico. La autovía A-3 estuvo cortada buena parte del día en Quart de Poblet y la de Torrent, en Picanya. El by pass también sufrió los efectos del temporal. El acceso al aeropuerto de Manises por la N-220 quedó interrumpido. También se vieron afectadas cerca de una decena de carreteras comarcales y locales que atraviesan los términos de Riba-roja, La Pobla Llarga, Carcaixent, Algemesí, Canet de Berenguer, Burjassot, Puçol, Massalfassar y Algar de Palancia. En Castellón, unas 15 vías secundarias quedaron cortadas en los términos de Albocàsser, Rosell, Cervera del Maestre, Benicarló, Forcall, Cabanes, Catí, Montán, Vall d'Alba, Morella, Castell de Cabres, Sueras, Cinc Torres, Benicàssim y Onda. El acceso norte a Oropesa desde la N-340 también quedó cortado. En la provincia de Alicante, los únicos problemas se registraron en la N-332, en Calp, donde unos desprendimientos obligaron a cerrar un carril. - Ferrocarriles. Las comunicaciones ferroviarias hacia Madrid se vieron afectadas por el corte de una vía en Catarroja, lo que provocó retrasos de 15-20 minutos y la reducción del número de trenes. En la línea hacia Barcelona, por la mañana se produjo un corte de dos horas en El Puig. Y los pasajeros con fueron trasladados en autobuses. La línea Valencia-Utiel está cortada desde el domingo. Los problemas afectaron a unos 6.500 viajeros de grandes líneas. Mientras, el servicio de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) registró cortes temporales, ayer por la mañana, en las líneas 1, 3 y 4.

- Aeropuerto. Manises sufrió los efectos de las dificultades de comunicación por carretera, al quedar cortado el acceso desde Valencia y desde la A-3. Un vuelo, procedente de Madrid, fue cancelado a mediodía, por "falta de visibilidad". Las compañías retrasaron la salida de sus aviones para dar tiempo a los pasajeros a llegar al aeropuerto.

- Electricidad. Los problemas más relevantes se registraron en la provincia de Castellón. En la capital se produjeron cortes parciales e intermitentes a lo largo de la jornada. Varias localidades del interior, como Benafigos, Vistabella y Xodos, quedaron sin servicio. También Sant Mateu estuvo una hora sin electricidad. Benicàssim sufrió un corte de media hora que afectó al 20% de la red y la mitad de Oropesa quedó sin fluido al inundarse un centro de transformación. En la provincia de Valencia la incidencia más relevante afectó a la subestación de los Llanos, en Quart, que quedó anegada por las aguas y durante una hora dejó sin suministro a las fábricas de la zona. Además, sufrieron cortes parciales, que afectaron al 10%-15% de la red, Albuixec, La Pobla de Farnals, Riba-roja, El Saler, Albal, Alboraia, Aldaia, Catarroja, Chiva, Massalfassar y Picanya. En la capital sólo se registraron dos incidencias, en la zona de la avenida de Blasco Ibáñez y en la Gran Vía de Germanías.

- Teléfonos. Las comunicaciones telefónicas sufrieron los problemas derivados de los cortes puntuales de suministro eléctrico.

- Agua. El suministro de agua fue prácticamente normal, excepto en la ciudad de Castellón, que sufrió problemas intermitentes. Además, en Chiva y Cheste sufren desde el domingo los efectos de las filtraciones en los pozos, que hacen que el agua de los grifos salga con barro.

- Sanidad. Las infraestructuras y los servicios sanitarios también se vieron afectados. Sanidad tuvo que aplazar la inauguración del ambulatorio de Foios "por problemas climatológicos". Además, los ambulatorios de Godelleta y Turís, dos de las localidades donde más ha llovido, no pudieron abrir sus puertas y en algunos de los centros de salud del área seis -Chiva, Buñol o La Pobla Llarga- los pacientes fueron asistidos por los médicos de guardia, ya que muchos facultativos no pudieron desplazarse a sus centros de trabajo. En el Hospital General de Valencia se inundaron los sótanos, lo que causó problemas en el servicio de TAC, el almacén de farmacia, la cocina, el comedor de los médicos y algunos vestuarios. Los pacientes que requerían un diagnóstico de TAC fueron desviados a La Fe, una situación que se alargará durante dos días. Además, debido a los problemas en las carreteras, el centro de trasfusión intensificó ayer la extracción de sangre en Valencia ante la imposibilidad de los equipos móviles de realizar sus desplazamientos.

- Agricultura y pesca. Las organizaciones agrarias estimaron como muy positivas en líneas generales las lluvias de estos días, principalmente en las comarcas del interior. Aun así, señalaron que las precipitaciones están causando importantes daños en las infraestructuras agrarias y advirtieron de que las hortalizas y los cítricos pueden verse perjudicados por exceso de humedad. Los collidors de naranja permanecen sin trabajar desde el sábado. La flota pesquera quedó amarrada en su mayor parte debido al temporal de Levante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de octubre de 2000

Más información

  • Cortes de carreteras y vías de ferrocarril, colapsos de tráfico y fallos en el suministro de energía debido a las inundaciones