Arden 100 hectáreas de monte por dos incendios intencionados

Los incendios forestales no cesan este año ni con la entrada del otoño. Ayer se produjeron tres fuegos, dos de grandes dimensiones, en Colmenar Viejo y Torrelaguna, y otro menor en Miraflores. Los dos primeros fuegos fueron intencionados, según la Comunidad, y arrasaron más de cien hectáreas de monte bajo y enebros. El fuego de Torrelaguna se extinguió a las nueve de la noche. El de Colmenar seguía activo anoche en un frente de más de dos kilómetros en una ladera del cerro de San Pedro.

Más información
Un 20% menos de efectivos

La central de bomberos recibió a las cinco de la tarde el aviso de un fuego "de importancia", entre Torrelaguna y Torremocha del Jarama. Ante la gravedad del siniestro, rápidamente se activaron los medios aéreos, helicópteros e hidroaviones del Ministerio de Medio Ambiente. Cuando las dotaciones de bomberos se dirigían hacia Torrelaguna saltó una nueva alarma al desatarse otro incendio en el cerro de San Pedro, situado cerca de una zona militar de Colmenar Viejo.

Los bomberos trabajaron activamente en el incendio de Torrelaguna, ya que comenzó a arder un monte cercano a la urbanización El Tomillar, que estuvieron a punto de evacuar. La dirección del viento cambió y los vecinos pudieron seguir en sus viviendas.

El siniestro se dirigió entonces hacia la carretera de Torrelaguna a Patones. Las cuadrillas de bomberos se encontraron con muchas dificultades para atacar las llamas, por lo que tuvieron que trabajar a destajo los hidroaviones del Ministerio de Medio Ambiente, que cargaban con celeridad sus depósitos en el embalse de El Atazar. Los helicópteros de bomberos llenaron sus tanques en las piscinas de Torremocha del Jarama.

Tras cuatro horas de intenso trabajo, los bomberos apagaban el fuego de Torrelaguna a las nueve de la noche. Los vecinos del pueblo explicaron que el fuego había sido intencionado, ya que comenzó en un lugar inhóspito y que sólo transitan los cazadores.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Guardia Civil y los bomberos también sospechan que alguien pudo provocar las llamas, aunque no había indicios sobre quién pudo ser. "Hasta hoy martes, los agentes del Seprona no podrán subir al monte e iniciar las investigaciones para determinar cómo se produjo el fuego", indicó ayer un portavoz de la Comandancia de Tres Cantos de la Guardia Civil. Según los cálculos efectuados por los bomberos, en el incendio de Torrelaguna ardieron cerca de 50 hectáreas de enebros y superficie forestal desarbolada. El año pasado ya se registró un fuego en una ladera colindante de la misma localidad de Torrelaguna.

El incendio de Colmenar Viejo, que comenzó ayer sobre las cinco y cuarto de la tarde, seguía anoche sin ser extinguido por los bomberos. El siniestro comenzó, según bomberos, en un campo de tiro del cuartel militar de Colmenar Viejo durante las prácticas de tiro y lanzamiento de granadas. Una de ellas, según las mismas fuentes, desencadenó el siniestro.

Las llamas arrasaron una zona desarbolada repleta de enebros y pastos. El fuego, que presentaba un frente amplio localizado en una zona escarpada y de difícil acceso, había arrasado anoche más de 50 hectáreas.

Un portavoz del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid aseguró a última hora de anoche que se había controlado el frente noroeste del fuego de Colmenar Viejo, aunque los otros frentes se encontraban en una zona montañosa de difícil acceso por tierra, ya que no había ningún camino para llegar hasta ellos.

En las labores de este fuego también participaron seis dotaciones de tierra de los bomberos, cuatro helicópteros y varios retenes de la Dirección General del Medio Natural.

Los dos incendios registrados ayer se producen cuando estaba a punto de cerrarse el Plan de Prevención de Incendios Forestales, puesto en marcha el pasado mes de junio por la Dirección General de Protección Ciudadana.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS