Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémico fallo en el III Concurso de Jóvenes Intérpretes de la Bienal de Flamenco

El pasado miércoles finalizó, con polémica, el III Concurso de Jóvenes Intérpretes de la Bienal de Flamenco. De los 150 concursantes que comenzaron esta edición, sólo 12 llegaron a la fase final. Pero el nivel exhibido en los tres días de concurso no hacía presagiar ningún gran descubrimiento.José Quevedo El Bolita abrió la noche con un solo de guitarra por fandangos en el que expuso sus mejores argumentos: trémolos, arpegios y picaos subían y bajaban por el traste de su guitarra, poniendo la técnica al servicio del buen gusto. Por malagueñas, junto al cantaor David Lagos, subió más aún el listón. Aunque fue en las bulerías donde marcó la auténtica diferencia. En cante, Laura Vital empezó cantando por malagueñas de La Trini y El Mellizo, pero en ninguna alcanzó el nivel de las de David Lagos. Continuó por siguiriyas, con mejor criterio, aunque se le fue en el remate. Sin embargo, su cante por caracoles, al más puro estilo de su maestro Naranjito de Triana, el cual era miembro del jurado, fue lo que mejor hizo en toda la noche. Desde luego, si llevaba alguna intención con aquel cante se salió con la suya, porque al fallar el jurado en su favor se montó un revuelo de antología. Muchos de los artistas presentes en el teatro Lope de Vega esperaron a los miembros del jurado de cante y toque en la puerta para mostrar su total desacuerdo con el fallo. "Sinvergüenzas, vais a acabar con el flamenco", fueron algunas de las frases más suaves que se pudieron oír en aquellos momentos.

En baile fue en el único que público y jurado coincidieron, ya que Andrés Peña se mostró firme en sus interpretaciones de la siguiriya y soleá por bulerías.Al final, todo el mundo acabó disgustado, con la pena de no ver a El Bolita y Rafael de Utrera entre los ganadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de octubre de 2000