Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Atlético de Madrid pide autorización al juez para vender dos parcelas

El interventor judicial del Atlético de Madrid, Luis Romasanta, ha pedido autorización al juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo para vender dos parcelas de 3.743 y 5.625 metros cuadrados, respectivamente, propiedad del club y próximas al estadio Vicente Calderón, con las que se conseguirían unos 1.800 millones de pesetas para hacer frente al desequilibrio registrado en términos de tesorería. La propuesta de venta de ambas parcelas partió del club, en un escrito, firmado por el director general de la entidad, Miguel Angel Gil, en el que se solicita la operación por "razones de tesorería y liquidez", para hacer frente al pago de letras que se ha visto dificultado por las distintas causas judiciales abiertas contra Jesús Gil. El escrito del interventor judicial recuerda que una de las dos parcelas que se propone vender "se encuentra afectada al pago de diversos tributos ante la Agencia Estatal de Administración Tributaria", pues el anterior administrador judicial, Luis Manuel Rubí, la puso como garantía para conseguir el aplazamiento de una deuda tributaria. Por ello, Romasanta propone que una vez vendida, la deuda, por importe de unos 500 millones, sea saldada. Asimismo, el interventor explica que el inmovilizado material de la sociedad anónima -valorado en 5.896 pesetas- no sufriría alteración alguna con la venta de las parcelas, calificadas como solares por un convenio urbanístico suscrito entre el Ayuntamiento de Madrid y el Atlético.

En cuanto al ejercicio económico 1999-2000, Romasanta dice que se cerró con un beneficio, antes de impuestos, de 598 millones de pesetas, pero en términos de tesorería "se ha registrado un desequilibrio que impide hacer frente, con los recursos de liquidez y remanente actuales, a los pagos inminentes". Cifra este déficit en al menos 800 millones de pesetas que podría llevar al Atlético "a un desequilibrio financiero a corto plazo de especial gravedad. Ello es debido a la acumulación de pagos por importe superior a los cobros con vencimiento en el presente ejercicio, y a la imposibilidad de descontar los efectos a cobrar con vencimiento en los ejercicios posteriores, que importan 1.800 millones". El interventor explica que el déficit podría reducirse si se anticiparan una serie de ingresos previsibles (como publicidad y equipamientos deportivos) o bien se produjera un retraso en el pago de algunas obligaciones pendientes, circunstancias que no se dan en la actualidad, por lo que es conveniente proceder a la venta de las parcelas a la empresa que ha hecho una mejor oferta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de octubre de 2000