Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Filmoteca ofrece un ciclo del realizador británico sir Carol Reed

Después de su brillante paso por el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, Filmoteca Española exhibirá durante octubre y noviembre la retrospectiva completa del realizador británico sir Carol Reed. Un nombre hoy demasiado olvidado por el poco atractivo de sus últimas y más comerciales películas, realizadas en el Reino Unido y Estados Unidos, pero que en los años posteriores a la II Guerra Mundial dirige algunas producciones de lo mejor del cine británico.Tras ser secretario del novelista, dramaturgo y guionista Edgar Wallace, lo que despierta su interés por las narraciones policiacas, a su muerte escribe guiones y debuta como realizador con Sucedió en París (1935), una divertida comedia romántica firmada a medias con el olvidado Robert Wyler.

Su mejor momento es el final de los años cuarenta gracias a la excelente trilogía integrada por Larga es la noche (1947), sobre la última noche de vida de un revolucionario irlandés del IRA en Belfast; El ídolo caído (1948), un personal policiaco narrado desde el punto de vista de un niño, y la famosa El tercer hombre (1949), una historia policiaca desarrollada en torno al mercado negro en la dividida Viena de la inmediata posguerra, las dos últimas escritas por el novelista Graham Greene.

De sus trabajos durante la década de los cincuenta destacan El desterrado de las islas (1951), adaptación de una novela de Joseph Conrad, o Nuestro hombre en La Habana (1959), comedia de espionaje también escrita por Graham Greene.

Como suele ocurrir casi siempre, sus películas más conocidas son las irregulares superproducciones El tormento y el éxtasis (1965), sobre las relaciones entre el escultor Miguel Ángel y el papa Julio II, basada en una novela de Irving Stone, y Oliver! (1968), versión del conocido musical de Lionel Bart, realizado a partir de la novela de Charles Dickens, con el que gana su único Oscar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de octubre de 2000