Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece el ex primer ministro de Canadá Pierre-Elliot Trudeau

El ex primer ministro canadiense Pierre-Elliot Trudeau, que estuvo al frente del Gobierno de Canadá durante casi 16 años (1968-1984), falleció ayer en Montreal. Erudito y apasionado, su personalidad cautivó a Canadá, y su largo mandato marcó profundamente la vida política del país. Entre declaraciones de admiración tanto de compañeros como de rivales políticos, se especula con la posibilidad de celebrar un funeral de Estado.

Según anunciaron sus hijos en un breve comunicado, la muerte se produjo poco después de las 15.00 horas locales. Tras el anuncio de su fallecimiento, todas las televisiones de Canadá interrumpieron inmediatamente su emisión para ofrecer los primeros perfiles y reacciones de sus adversarios. Nacido en 1919 en el seno deuna familia adinerada de Montreal, de madre escocesa y padre francés, educado en las escuelas más prestigiosas del mundo, incluido Harvard, y perfectamente bilingüe, tuvo una carrera política fulgurante. Trudeau consiguió cautivar a finales de los años sesenta a un país disperso con su gran personalidad y su visión de una sociedad bilingüe y equitativa.

Fue elegido diputado por primera vez en 1965 por el Partido Liberal, y como ministro de Justicia, ya en 1967, practicó reformas liberales en terrenos como el aborto y la homosexualidad. Trudeau ganó por primera vez las elecciones en 1968, en medio de una verdadera trudeaumanía, precisamente en un país poco dado a los héroes políticos. Permaneció en el cargo durante casi 16 años, exceptuando un periodo de nueve meses en 1979.

Durante su mandato, se casó con Margaret Sinclair, 29 años más joven que él, y con la que formó una de las parejas con más impacto social hasta su separación en 1977.

"Era un gigante de la política canadiense", dijo anoche Marc Lalonde, el que fuera su ministro de Finanzas, Justicia y Energía en los sucesivos gobiernos que presidió. Trudeau lideró la idea de una nación unida por un Gobierno central fuerte con el francés y el inglés como lenguas oficiales. Incluso sus adversarios políticos reconocieron su profunda admiración por su figura. "A pesar de que teníamos puntos de vista diferentes sobre este país, admiro su inteligencia, su pasión y su compromiso con el interés público", dijo el antiguo primer ministro conservador, y oponente de Trudeau, Joe Clark. "Transfomó el país y le dio inspiración", añadió.

Trudeau, con su apasionada visión de Canadá como algo más que una simple suma de territorios independientes, supuso también un severo freno a las aspiraciones separatistas de regiones como Quebec. En 1980, con una apasionada campaña en contra del separatismo, consiguió que en un referéndum planteado en Quebec sobre la cuestión la propuesta fuera derrotada por un 60% de los votos.

Amigos y familiares de Trudeau, dijeron que había sufrido un gran golpe vital tras la muerte de su hijo Michel, de 23 años, en una avalancha mientras practicaba alpinismo en 1998.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de septiembre de 2000

Más información

  • Al frente del Gobierno durante 15 años, abanderó la unidad del país