Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:DOPAJE Sydney 2000EL MICROSCOPIO

Contra los resfriados

Gracias a su acción como descongestionante nasal, la pseudoefedrina está incluida en la composición de algunos medicamentos que se venden en las farmacias, sin receta, para aliviar los síntomas de los resfriados u otras infecciones del tracto respiratorio superior.Al igual que otras drogas con estructura química similar (efedrina y anfetaminas), la pseudoefedrina está prohibida por el COI por su potencial efecto estimulante del sistema nervioso central. En efecto, pertenece a los fármacos simpaticomiméticos (a altas dosis, pueden tener un efecto parecido al de la adrenalina que el sistema simpático produce de modo natural para activar el organismo en situaciones de estrés, como el ejercicio).

Es precisamente el aumento del estado de alerta y la sensación de euforia, disminuyendo la percepción de fatiga, lo que buscarían algunos atletas al consumir efedrina o pseudoefedrina a altas dosis. Algunos incluso buscarían otros: perder grasa o lo que sea con tal de aumentar el rendimiento.

Sin embargo, existe mucha controversia sobre la pseudoefedrina. Primero, porque los casos de positivos con simpaticomiméticos son frecuentes y nunca se puede descartar un despiste médico; de hecho, muchos atletas no llegan a ser suspendidos. Segundo, porque su efecto ergogénico (aumento del rendimiento) no parece claro; al menos, eso se deduce de la mayoría de los estudios publicados. Tercero, porque las dosis terapéuticas, las que utiliza cualquier cuidadano, pueden ser suficientes para dar positivo. Cuarto: hay drogas no prohibidas en dosis normales, como la cafeína, cuyo efecto ergogénico sí está científicamente demostrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de septiembre de 2000