Mayor admite "un profundo error" en el anuncio del alijo del 'Privilege'

Jaime Mayor, ministro del Interior, admitió ayer que fue "un profundo error" el anticipar que se había capturado en el Privilege un gran alijo de cocaína que hasta el momento se ha demostrado inexistente. Mayor respondía así en el Congreso a una pregunta del PSOE sobre qué medidas pensaba adoptar ante "la imprudencia" de Gonzalo Robles, responsable del Plan Nacional sobre Drogas, en sus declaraciones sobre el Privilege.

El ministro fue interpelado por la diputada socialista Carmen Romero, quien abrió fuego en la sesión de control del Gobierno jactándose del brete en el que se encontraba Mayor al tener que responder de ésta y otras cuestiones. "Ahora señor ministro le toca responder, aunque usted esté encantado de conocerse", le espetó.El PSOE quería saber si el Gobierno pensaba tomar alguna medida contra Gonzalo Robles, delegado del Gobierno en el Plan Nacional sobre Drogas, del que partió la convocatoria de la rueda de prensa en la que el 2 de septiembre -dos días después de que la policía asaltara el Privilege en alta mar- se anticipó la captura de entre cinco y diez toneladas de cocaína a bordo del buque.

"El Gobierno reconoce un profundo error en la comunicación de la operación", contestó escuetamente el ministro. Romero aprovechó su turno de réplica para volver a acometer contra Robles. "No esperábamos menos [de la respuesta] del Gobierno, pero si no hubieran existido las imprudentes declaraciones de Gonzalo Robles no estaríamos haciendo esta pregunta", dijo la diputada, quien sugirió "correr un tupido velo" sobre los hechos que rodearon el anuncio del alijo inexistente.

La diputada argumentó que este error en la comunicación y la fuga del narcotraficante gallego Laureano Oubiña "son hoy día el pitorreo nacional", y agregó que ambos casos pueden conllevar un "descrédito de todas las operaciones contra el tráfico de drogas habidas y por venir". Romero concluyó calificando de "escandalera" el hecho de que la policía venezolana capturase un importante alijo de cocaína (diez toneladas) en la misma operación en la que la española no halló nada. "A lo mejor resulta que la culpa de que no se encontrara droga la tiene el barco", zanjó la interpelante socialista.

Mayor aprovechó el tiempo que le quedaba para defender una operación policial que calificó de "brillante", porque ha supuesto la desarticulación de una "muy importante banda de narcotraficantes". "La operación ha sido un ejemplo de buen hacer", dijo el ministro antes de pedir a la oposición que no se quedara con la forma en que se hizo la comunicación sino en el contenido de la misma. Además, explicó que en la cuestionada rueda de prensa de Robles "el propio delegado del Gobierno contempla la posibilidad de que no hubiera droga alguna en el barco". Hoy, 20 días después del asalto y acabado el registro, los investigadores se debaten entre dos teorías: o que la droga fue arrojada en algún lugar del Atlántico o que nunca llegó a estar en el Privilege.

Mayor negó el descrédito de las operaciones de narcotráfico, alegando que las actuaciones policiales han permitido que se haya aumentado en un 200% los alijos de cocaína aprehendidos, en un 100% los de hachís y en un 140% el número de actuaciones contra el narcotráfico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 20 de septiembre de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50