Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
2ª División

El Atlético se espanta ante el Jaén

Los rojiblancos pierden el balón y se dejan llevar hacia su tercera derrota consecutiva

.Seis veces en 60 minutos disparó el Atlético a puerta: seis tiros que se perdieron en la grada del estadio de La Victoria, ayer en Jaén. Horrible estadística, que rompió Roberto en el minuto 61, con un cabezazo que despejó Emilio. No hubo más fútbol que ése, por parte del Atlético, que jugó mal en todos los aspectos frente a un rival más decidido. Kiko fue el único que dio cordura al equipo y fue sustituido. Entró Mena, que con Carcedo y Gómez formaron un trío leñero y sin criterio para dirigir al grupo, para sacarlo del estado de espanto. Un trío con ideas pobres. A la altura de un conjunto que roza el desastre.El Jaén le robó la pelota al Atlético con muy poco. Algo de orden, un objetivo y una identidad de conjunto definida, un lanzador -Milosevic- y un regateador -Aitor-, le dieron a los andaluces la solidez necesaria. El Atlético se movió bien sin balón. Recuperó rápido. Pero con la pelota en los pies fue un caos. Nadie se desmarcó. Nadie tiró una diagonal. Raros fueron los pases bien dados. Reinó el inmovilismo y hasta los que se suponían osados, como Juan Carlos, desistieron de probarse en los uno contra uno. El equipo se deshizo. No se sabe si por temor o simplemente por desdicha. O acaso por dejadez. Uno a uno los jugadores parecieron bajar los brazos.

JAÉN 1 ATLÉTICO 0

Jaen: Emilio; Ortega (Imanol, m. 7), Milosevic, Luis López, Nono; Sierra, Chumilla (Rueda, m. 88), Puche, Pepelu, Aitor; Torres (Blaya, m. 92).Atlético: Toni; Aguilera, Santi, Hibic, Llorens; Roberto, Gómez, Carcedo (Hugo Leal, m. 85); Kiko (Mena, m. 46); Correa y Juan Carlos (Lardín, m. 87). Goles: 1-0. M. 53. Puche remata una dejada de cabeza de Carlos Torres, a la salida de un córner. Árbitro: Vega Jiménez. Amonestó a Carcedo, Mena, Sierra, Puche

Lleno absoluto

11.500 espectadores en el estadio de La Victoria de Jaén.

En el banquillo rojiblanco, mientras tanto, Hugo Leal calentó las tablas. Precisamente cuando el equipo necesitaba un enganche, Zambrano prescindió de él. Cabe preguntarse entonces por la clase de equipo que es este Atlético: uno en el que tiene cabida Mena y que deja fuera a Hugo Leal explica de por sí sus peligrosos síntomas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de septiembre de 2000