Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

Tres detenidos fueron vinculados a la violencia callejera y otros tres a ETA

La tregua de ETA fue aprovechada para renovar por completo todas las organizaciones de la izquierda abertzale, incluida la dirección de la banda armada. Pero la nueva generación que ha tomado el relevo, la de quienes estaban en Jarrai a principios de los noventa, ya tiene un largo historial. Siete de los miembros de Ekin detenidos han estado implicados en actuaciones judiciales: tres por actos de violencia callejera, otro por el caso Egin y otros tres declararon ante jueces por su presunta vinculación a comandos de ETA.

Jóvenes veteranos

La renovación de la izquierda abertzale durante el periodo de tregua de ETA ha requerido la recomposición de toda la estructura del movimiento y el traspaso de la dirección política a una nueva generación.Los medios abertzales consultados aseguran que la renovación llevada a cabo durante los 14 meses de tregua ha seguido diferentes procedimientos. Mientras la nueva formación Ekin, destinada a la dirección política y a la coordinación interna, se ha nutrido de los militantes de la desaparecida coordinadora KAS, que llevó el peso político hasta la declaración del alto el fuego, en la organización terrorista ETA el traspaso de poderes a una nueva cúpula ha sido radical por razones de seguridad y para evitar las filtraciones a la policía, uno de los puntos flacos de la dirección anterior.

La nueva generación incorporada a la dirección de Ekin militaba en las juventudes independentistas a principios de los 90. Hoy son treintañeros con experiencia: varios de ellos por su trabajo en la coordinadora KAS y algunos de ellos en la práctica de la desestabilización, con la implantación de la violencia callejera que teorizó el entonces dirigente de ETA, José Luis Álvarez Santacristina, Txelis, detenido en Bidart en 1992.

Entre los detenidos, el más veterano es Xabier Alegría, que fue miembro de la Mesa Nacional de HB y portavoz de KAS, además de un activo dirigente de esta coordinadora. Durante la década pasada fue el colaborador de la columna editorial del diario Egin, además de miembro de su consejo de administración. Alegría fue encarcelado cuando se cerró el periódico en julio de 1998 y a partir de junio de 1999 se encuentra en libertad bajo fianza de diez millones de pesetas. Ahora representa a EH en la permanente de la Asamblea de Electos, Udalbiltza.El abogado de las Gestoras pro Amnistía Txema Matanzas es otro veterano pese a su juventud. Ha sido investigado en tres ocasiones por la Audiencia Nacional por su presunta vinculación con comandos de ETA. Su detención impidió la celebración ayer del juicio contra nueve presuntos miembros de los comandos Basati, Itzasadar y Araba que no quisieron delegar su defensa.

Además, los detenidos David Soto y Francisco Gundin, antiguos miembros de KAS, prestaron declaración ante los tribunales de justicia tras la detención de comandos con los que habían estado presuntamente relacionados.

El navarro Jaime Iribarren cumplió una condena de 16 meses por atentar contra la autovía de Leizarán en 1994, como miembro de un grupo Y de apoyo a ETA. Más tarde fue parlamentario foral y presidente del Consejo de la Juventud de Navarra. Imanol Iparraguirre comparte también esos antecedentes: está acusado de dirigir los grupos Y, y de apedrear, en 1995, a la concejal del PNV de Pasajes, Juana Garbizu.

Antxon Ollokiegi fue detenido y luego puesto en libertad por el boicoteo a La Salve donostiarra en 1994 y hoy es secretario del grupo municipal de HB en San Sebastián.

Además de Iparraguirre y Ollokiegi, también fue miembro de Jarrai Anne Lizarralde, que en 1995 compartió la portavocía del movimiento juvenil con David Plá, detenido como presunto miembro del comando Zaragoza.

La detención de los dirigentes del sindicato estudiantil Ikasle Abertzaleak, Paul Asensio y Rubén Nieto, reflejan la importancia que los estudiantes tienen para el movimiento abertzale.

[Un artefacto casero explotó a las 22.15 de ayer en una sucursal de La Caixa ubicada en la calle Gordóniz, de Bilbao. Fuentes policiales señalaron a Europa Press que la deflagración no causó heridos.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de septiembre de 2000

Más información

  • Varios de los arrestados pertenecieron a Jarrai en los años noventa