Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desastre de la desertificación y la construcción en los cauces

Un cámping construido junto al lecho de un torrente de curso irregular, en un territorio azotado por la desertificación y ahogado por las construcciones ilegales. Esta era la situación del camping Le Giare, donde la madrugada de ayer se registró lo que todo el mundo llama en Calabria "la enésima tragedia anunciada". El alcalde de Soverato, Gianni Maria Calabretta, reconoció que el cámping tenía un permiso de ubicación muy antiguo y en todo ese tiempo nadie había hecho caso de las innumerables denuncias contra una autorización tan inadecuada. La sección italiana del Fondo para la Conservación de la Naturaleza (WWF) anunció ayer que se constituirá parte civil en la causa abierta por la magistratura y denunciará por homicidio voluntario a los responsables de esta desgracia.

Fulco Pratesi, presidente de la organización, recordaba ayer cómo en el lecho del torrente Soverato-Beltrame, "se ha hecho de todo, sin tener en cuenta que una de las características de estos riachuelos calabreses es la irregularidad del caudal de agua". "El 29 de enero", añadía, "denunciamos ya el desastre hidrológico de la zona. Nuestros activistas habían constatado el proceso de deforestación salvaje como consecuencia de los incendios provocados, la irregularidad de las aguas del torrente, factores todos que han dejado el terreno extremadamente frágil".

La grave sequía que venía padeciendo la región de Calabria en los últimos meses ha actuado como catalizador de la tragedia. La tierra seca ha sido incapaz de absorber la lluvia torrencial que ha caído durante tres días seguidos. La cabeza del torrente ha ido creciendo y las aguas se han desbordado con enorme violencia, salvando todos los obstáculos: incluso los coches del aparcamiento del cámping, instalado también en el lecho del torrente.

El suceso ha quedado ahora en manos de los magistrados de Catanzaro, aunque la Junta de la Región de Calabria ha abierto también una investigación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de septiembre de 2000