Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento Europeo aprueba varias medidas contra el dopaje

Un logotipo y un semáforo

Crear una lista única de sustancias prohibidas, destacar más en los envases el peligro de los productos nocivos, así como extender el castigo no sólo al deportista sino a quienes propician el consumo son parte de algunas de las sugerencias recogidas en dos informes contra el dopaje en el deporte aprobados ayer por el Parlamento Europeo, presentados por dos campeones olímpicos, la española Theresa Zabell y el italiano Pietro Mennea."El dopaje no es un problema nuevo, pero fue en el Tour de 1998 cuando se desbordó el vaso", afirmó ayer Zabell, diputada por el Grupo Popular Europeo, quien criticó "la sobrecomercialización que está sufriendo el deporte, los cargados calendarios deportivos y la mayor exigencia a los deportistas". Y añadió: "Antes se decía que lo importante era participar; hoy, el primero gana, el segundo pierde y los demás simplemente participan".

Las recomendaciones deberán ahora ser estudiadas por la Comisión Europea con el fin de que puedan ser recogidas en el plan de apoyo comunitario a la lucha contra el dopaje en el deporte.

El tráfico de sustancias dopantes en los países de la UE representa unos 1.000 millones de euros anuales (unos 166.000 millones de pesetas), lo cual da idea de las proporciones alarmantes que ha adquirido el problema.

Zabell diferenció el dopaje intencionado, "contra el cual", dijo, "se necesita mayor colaboración policial", del dopaje accidental. Para éste último abogó por la intervención de la Agencia Europea de Medicamentos.

En ese sentido, la resolución aprobada ayer por la Eurocámara recomienda en la medida de lo posible elaborar listas comunes de sustancias dopantes y un etiquetado más claro de los productos farmacéuticos.

Una posibilidad, sugiere el documento, sería colocar en todos los medicamentos un logotipo que fuera una figura representativa de un deporte (un arquero o un discóbolo, por ejemplo) y un semáforo. Si el semáforo aparece en verde, el medicamento no contiene ninguna sustancia capaz de dar positivo; el rojo indicaría lo contrario y el ámbar, conveniencia de asesoramiento por parte de un experto.Respecto a las sanciones, el Parlamento pide a la Comisión que presione a la flamante Agencia Mundial Antidopaje (AMA), creada sobre todo a iniciativa de la Unión Europea, para que conceda prioridad al establecimiento de sanciones uniformes y efectivas no sólo para los deportistas, sino también para clubes, asociaciones o federaciones que puedan estar implicados en el dopaje.

También solicita a Bruselas que presione a la AMA para coordinar los diversos sistemas nacionales de control a fin de evitar duplicidades y que convoque junto con el Consejo de Europa, el 1 de abril del año 2001, una conferencia para elaborar un código de buena conducta en el deporte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de septiembre de 2000