Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:GENTEEn un minuto. La Mosca Tsé-Tsé

"Los argentinos necesitamos un psiquiatra"

"Yo romperé tus cartas, yo quemaré tus foootos, para no verte más, para no verte maaás". Es la canción del verano de los argentinos La Mosca Tsé-Tsé.Pregunta. Seguro que quieren demostrar que ni su canción es La barbacoa ni ustedes son Georgie Dann.

Respuesta. Y la única manera es tratando de ser inteligente cuando te hacen entrevistas.

P. Séanlo: ¿Qué les parece el desafuero de su vecino, Augusto Pinochet?

R. ¡¡¡Está bárbaro!!! Aunque los argentinos no tenemos derecho a decir nada, porque hemos indultado a nuestros comandantes. Ni los españoles, que no han juzgado a sus criminales de guerra.

P. ¿Creen que irá a la cárcel?

R. No. Pero eso arroja una luz de dignidad a las familias de las víctimas. La bonanza económica hace que la gente se aferre a cualquier ideología.

P. ¿No les cansa tanto chiste de argentinos?

R. ¿Sabe cuál es el mejor negocio del mundo? Comprar a un argentino por lo que vale y venderlo por lo que cree que vale. ¡Je je!

P. ¡Y ahora me dirán que también les hace falta un psiquiatra (argentino)!

R. ¡¡Claro!! Los argentinos somos contradictorios: celebramos la Navidad a 38 grados y bañados en sudor comemos pavo y turrón. Nos creíamos europeos, fuimos ricos...

P. Cantaban en inglés hasta el 82. Luego vino la guerra de las Malvinas y...

R. El Gobierno militar censuró la música anglo. En los tres meses que duró el conflicto, las radios recurrieron a música latina que nunca ponían. Descubrimos a Fito.

P. ¿Han roto muchas cartas y quemado fotos?

R. Ninguna. Somos como Julio Verne, que imaginaba submarinos. Dicen que Sabina canta cosas autobiográficas. Nosotros ya estaríamos muertos.

P. Qué listos son...

R. Dos de nosotros somos técnicos electromecánicos, y los técnicos, aunque humanistas, tienen una visión práctica del mundo.

P. Una historia que les parezca fascinante.

R. La del Cid Campeador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de agosto de 2000