_
_
_
_

La Comunidad anuncia sanciones por el vertido de 60.000 litros de gasóleo

Antonio Jiménez Barca

El consejero de Medio Ambiente, Pedro Calvo Poch (PP), aseguró ayer que no quedará impune el vertido de 60.000 litros de gasóleo a la red de alcantarillado ocurrido el sábado en un centro de Renfe, ubicado en el distrito de Fuencarral. Calvo señaló que este incidente "tiene un culpable, y este culpable pagará". Además de sufragar los gastos que ha acarreado el control del vertido, el culpable del delito ecológico hará frente a una multa aún por determinar.El consejero no quiso todavía señalar quién es el responsable: "Es Renfe o Repsol, o los dos. Es algo que aún se está dilucidando porque las causas del accidente todavía no están claras. Lo estarán a lo largo de esta semana".

Más información
FOTO SIN TITULO

Los técnicos de la Comunidad interrogan a los operarios de Renfe y de Repsol que se hallaban presentes cuando ocurrió el vertido. Estos empleados intentaban abastacer de gasóleo a los depósitos del Centro de Mantenimiento Integral de Renfe, en Fuencarral. El combustible, en principio, iba a ser destinado a servir de combustible para las locomotoras. Pero algo falló y los 60.000 litros acabaron en la alcantarilla. Mientras un camión cisterna repostaba los depósitos de Renfe, un operario se olvidó de abrir la válvula de presión que da paso libre a los tanques. Esto provocó que el líquido se almacenara en una zona indebida. El gasóleo presionó la válvula de retorno, que estalló. Y los 60.000 litros de gasóleo se derramaron por las canaletas de Renfe, desde donde pasaron al alcantarillado.

Del resultado de las investigaciones dependerá la cuantía de la multa. "No me atrevo a decir cuánto dinero será... porque varía mucho si se determina que es falta grave o muy grave", añadió el consejero de Medio Ambiente.

Los 60.000 litros de gasóleo emprendieron un viaje bajo tierra desde Fuencarral que terminó, horas después, en la depuradora de Valdebebas. De allí no han pasado. Los técnicos municipales aseguran que al río Jarama no ha llegado ni una sola gota.

Críticas de los ecologistas

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Casi la totalidad de los 60.000 litros están ya almacenados en un tanque de la depuradora

Santiago Martín Barajas, portavoz de Ecologistas en Acción, criticó "la imprudencia con la que se manejan los combustibles". "El hecho de que el vertido haya sido controlado en la depuradora de Valdebebas por el Ayuntameinto no resta gravedad al incidente. Ha existido un vertido que podría haber resultado muy grave. Esperamos que tanto la Comunidad como la Fiscalía de Medio Ambiente investiguen y castiguen después a los culpables", añadió Martín Barajas.Cristina Narbona, portavoz adjunta del PSOE en el Ayuntamiento, pidió ayer una ley estatal de responsabilidad medioambiental que obligue a las empresas a contratar seguros que hagan frente a posibles daños al medio ambiente.

Por su parte, Inés Sabanés, portavoz municipal de IU, exigió que se aclare si Renfe comunicó el vertido con la conveniente celeridad. "Dilucidar este punto me parece muy importante", señaló, "ya que avisar rápido es esencial para que se eviten luego males mayores e irremisibles".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Antonio Jiménez Barca
Es reportero de EL PAÍS y escritor. Fue corresponsal en París, Lisboa y São Paulo. También subdirector de Fin de semana. Ha escrito dos novelas, 'Deudas pendientes' (Premio Novela Negra de Gijón), y 'La botella del náufrago', y un libro de no ficción ('Así fue la dictadura'), firmado junto a su compañero y amigo Pablo Ordaz.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_