Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Deportivo financia con publicidad campos de entrenamiento

Polémica municipal

El Deportivo tendrá patrocinio para nueve de los diez campos de entrenamiento que planea construir en su proyecto de ciudad deportiva de Abegondo, en las afueras de A Coruña. El presidente del club, Augusto César Lendoiro, diseñó hace un año una estrategia para ayudar a sufragar los 800 millones que le costará la ciudad deportiva. Fuentes del club aseguran que están ya firmados los convenios de los nueve campos, aunque de momento sólo se ha dado a conocer el nombre de una de las empresas, Tecam. Los patrocinadores aportarán 20 millones de pesetas por diez temporadas, a cambio de que el campo ostente el nombre de la empresa. También contribuirán anualmente "con un millón o dos" al mantenimiento.En contraste con su nivel futbolístico, el patrimonio del Deportivo es menos que precario, y el mandato de Lendoiro ha sido una continua lucha para incrementarlo. Y las batallas las ha librado siempre con el ayuntamiento que preside su antiguo compañero de colegio y más tarde rival político, el socialista Francisco Vázquez.

El Deportivo no es ni propietario de su estadio, aunque hasta ayer tampoco corría con ningún gasto, ni siquiera del medio millón de pesetas que costaba la iluminación artificial en cada partido. Después de numerosos tiras y aflojas, el Deportivo firmó ayer un convenio por el que asumirá los aproximadamente 75 millones que suponen el mantenimiento anual de Riazor, a cambio de la cesión inmediata de los bajos y del uso, dentro de siete años, de los bajos del pabellón polideportivo anexo.

El club no dispone siquiera de un campo de entrenamiento en propiedad. Ya a principios de los noventa, Lendoiro había reclamado unos terrenos anexos al estadio para construir un recinto deportivo y un centro comercial. Después de una polémica con el ayuntamiento y de un concurso público que no ganó, los terrenos siguen como estaban.Las instalaciones comerciales las consiguió por fin la pasada temporada, adquiriendo la concesión de un complejo hostelero situado en la playa, junto al estadio. Y no sin problemas, ya que la concesión -municipal- no contempla más usos que restaurante y discoteca.

Hasta el pasado año, el equipo entrenaba aleatoriamente en dos campos municipales, A Grela y la ciudad deportiva de la Torre de Hércules, que para el club no reunían las condiciones necesarias para sus fines. Por eso, la pasada temporada los entrenamientos se trasladaron al recinto de Acea de Ama, propiedad de la Xunta de Galicia, situado en un ayuntamiento limítrofe, al tiempo que Lendoiro anunciaba su proyecto de construcción de ciudad deportiva, en unos terrenos adquiridos en la zona de Abegondo. Sin embargo, el destino se cruzó de nuevo. A pesar de estar situados en un término municipal que ni siquiera es limítrofe con el de A Coruña, los terrenos lindan con el embalse de Cecebre, que abastece de agua a la ciudad. De todas formas, en el club aseguran que las obras comenzarán el próximo mes de septiembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de agosto de 2000