Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía desarticula una banda que obligaba a 60 mujeres inmigrantes a prostituirse en clubes

La policía ha desarticulado una banda que se dedicaba a traficar con mujeres inmigrantes a las que introducían de modo ilegal en el país para después obligarlas a prostituirse en distintos clubes de alterne de Almería. Las mujeres procedían de Suramérica, Bielorrusia, Lituania y de otros países del Este de Europa. En la operación, coordinada por la Brigada Central de Extranjeros, han sido detenidas 12 personas (seis españoles, cuatro ecuatorianos, una ciudadana argentina y otra colombiana). La policía ha encontrado a 60 mujeres que habían sido captadas por la red.

La operación se inició el pasado 3 de agosto, cuando los encargados de la investigación realizaron una redada en cuatro clubes de alterne de Almería y provincia. Tras identificar y detener a los dueños y encargados de los cuatro locales, la policía encontró a 60 mujeres extranjeras que habían sido captadas por los miembros de esta red.La banda se dedicaba a facilitar la entrada de las mujeres en España, haciéndolas pasar por turistas, bajo la falsa promesa de procurarles un trabajo bien remunerado en el país.

Una vez que las mujeres llegaban a España eran repartidas en clubes de alterne de la provincia de Almería, en los que las obligaban a ejercer la prostitución y les impedían mantener ningún tipo de contacto con el exterior.

La policía ha identificado a J. M. C. y G. S. L., un matrimonio de nacionalidad española, como los cabecillas de la red. Esta pareja exigía a las mujeres a las que explotaban la entrega de dos millones de pesetas como pago por haberlas traído a España.

Sin embargo, la policía ha comprobado que los dos millones de pesetas que se les exigía a estas 60 mujeres liberadas era sólo una cantidad inicial. Una vez saldada la deuda, lejos de dejarlas ir, los miembros de la red las seguían reteniendo en los locales de alterne y les obligaban a entregar a los dueños de dichos locales el 50% del dinero que ganaban por cada servicio. Cuando fueron liberadas, se pudo comprobar que la mayoría de ellas no tenía documentación y se encontraba de forma irregular en España.

Uno de los clubes en los que se produjo la redada -El Séptimo Cielo, ubicado en el kilómetro 393 de la autovía A-92 Norte, en el municipio de Chirivel- fue ya objeto de polémica hace apenas un mes por tratarse de unas instalaciones que habían sido construidas con fondos europeos solicitados por el ex alcalde del municipio Ramón Romero para la instalación de un picadero de caballos.

Los otros tres locales son Las Amanozas, en el kilómetro 56 de la carretera Viator-Alquián; Volcán, un conocido club ubicado en el Parador, un núcleo de población dependiente de Roquetas de Mar y otro establecimiento llamado también El Séptimo Cielo, en el número 37 del Paseo de Almería, en pleno centro de la ciudad.

A las mujeres que se encontró trabajando en los cuatro clubes se les ha abierto un expediente sancionador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de agosto de 2000

Más información

  • Los 12 detenidos exigían a cada extranjera dos millones de pesetas por su libertad