Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:NÉSTOR MARTÍNEZ

"Viví situaciones en las que el espíritu se sobrecoge"

Después de 12 años capeando temporales por todos los océanos, Néstor Martínez se ha convertido en un capitán de tierra firme.Desde su cargo actual, al frente de la Capitanía Marítima de Valencia, se dedica a socorrer a los que surcan estas costas en tablas de surf, yates o motos náuticas y se encuentran en una situación de peligro.Pregunta. ¿Usted es de secano o criado en un grao marinero?

Respuesta. Soy de secano, nací en Cuenca y mis raíces no tienen ninguna tradición marinera. Salvo mi padre, que fue capitán de la marina mercante y navegó 30 años; de ahí debió nacer mi vocación.

P. ¿Qué le atrajo de la vida marinera?

R. Quizá un cierto afán aventurero, de estar en un mundo como el mar que cambia continuamente y las emociones que vives en cada momento.

P. ¿Se le ha quedado grabada en la memoria alguna tormenta?

R. He vivido situaciones en las que el espíritu se sobrecoge y piensas que existe algo por encima que te está protegiendo, porque sino no comprendes cómo puedes sobrevivir a determinadas situaciones. Recuerdo una tormenta en la costa de Argentina en la que el barco no avanzaba por la fuerza del temporal y tuvimos que navegar con un rumbo opuesto durante 36 horas.

P. Se libró de largas travesías, pero ya no puede tener una novia en cada puerto.

R. (Risas). Creo que eso es un tópico novelesco. Lo importante es establecer relaciones, sin necesidad de tener novias, que te permitan un enriquecimiento personal con un intercambio de experiencias.

P. ¿Cuáles son las imprudencias más habituales en las embarcaciones de recreo?

R. La falta de previsión. Los navegantes deberían concienciarse de que en carretera si se quedan sin gasolina pueden avisar a una grúa pero en el mar están solos, con un viento, un oleaje, una corriente y una meteorología que cambian continuamente.

P. ¿El Mediterráneo es traicionero?

R. Sí, tiene sus trampas porque se originan olas importantes cerca de la orilla que dificultan las maniobras de las embarcaciones y porque los vientos varían con mucha frecuencia durante el día.

P. ¿Ha servido la reunión con las navieras para controlar la llegada de polizones?

R. Sí, han cumplido la petición de la Delegación del Gobierno de notificar la llegada de polizones y poner vigilantes privados para evitar que bajen del barco. Pero el goteo de inmigrantes proseguirá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de agosto de 2000