Argelia vive en julio el mes más sangriento desde abril de 1999

Argelia ha vivido en julio el mes más sangriento desde la llegada al poder del presidente Abdelaziz Buteflika, el 16 de abril de 1999, y la posterior promulgación, tres meses después, de la ley de concordia civil destinada a sellar la reconciliación nacional. Más de 300 personas, la mayoría civiles, han sido asesinadas durante este periodo, en una sucesión de masacres y atentados llevados a cabo por presuntos terroristas islamistas.Esta actividad armada supone un serio contratiempo para Buteflika, quien ha basado su programa de Gobierno en el fin de la guerra civil que, desde 1991, ha causado la muerte a 100.000 personas. La nueva ofensiva terrorista, aseguran desde Argelia, beneficia a los sectores más duros.

Según la prensa en Argel, otras cuatro personas fueron asesinadas en la madrugada del sábado al domingo en las proximidades de Argel. Una mujer y sus dos hijos perecieron degollados en un falso control militar en la carretera de Ued el Alleug, cerca de Blida, a 50 kilómetros al sur de Argel, mientras que el cuarto es un miembro de la defensa civil, ametrallado el domingo a 50 kilómetros al este de la capital. La última matanza ocurrió el viernes, cuando islamistas radicales atacaron un campamento nómada en Tiaret (340 kilómetros al suroeste de Argel); ocho personas murieron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0031, 31 de julio de 2000.

Lo más visto en...

Top 50