Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA DE ETA

La última víctima de la banda inició su militancia política en ETA VI Asamblea

La temprana iniciación política de Juan María Jáuregui pasó, como en tantos casos de entre quienes en su generación adoptaron un marcado compromiso político en su generación en el País Vasco, por las filas de la ETA de finales de los años sesenta y principios de los setenta. Así lo atestiguaban ayer en Legorreta varios coetáneos suyos que conocieron su corta etapa de estudiante universitario en Bilbao y más tarde compartieron con él militancia en el PCE. Un ex concejal de Euskadiko Ezkerra recordaba en el acto cómo Juan Marí Jáuregui le relató años más tarde que en la facultad de Sociología de Deusto conoció al dirigente de ETA asesinado en 1978 por el Batallón Vasco Español José Miguel Beñarán, Argala.

Jáuregui mantuvo su vinculación con ETA por poco tiempo, en unos meses que sus conocidos de entonces se sitúan a caballo entre 1969 y 1970 y que rodearon la celebración de la VI asamblea, la que terminó con la separación en dos ramas: ETA V y ETA VI.

Juan María Jáuregui se comprometió con ésta última opción, que abandonaba la lucha armada. El sector mayoritario de ETA VI evolucionó pronto hacia el trostkismo, lo que no aceptó un grupo denominado los "minos" (minoritarios), que era partidario de una aproximación a la izquierda tradicional representada por el Partido Comunista (PCE).

El ideólogo de este pequeño sector, en el que se encuadró Juan María Jáuregui, era Francisco Letamendía, Ortzi, y entre ellos se contaba también el que luego sería secretario general del PC vasco, Roberto Lertxundi. La ruptura del grupo con ETA VI se produjo en 1972. Mientras esta organización se fusionaba en 1973 con la Liga Comunista Revolucionaria y se convertía en el País Vasco en LKI-LCR, los "minos" se subdividieron aún en varias fracciones; la más significativa de ellas se integró en el partido encabezado entonces por Santiago Carrillo. Éste fue el tránsito que efectuó Jáuregui, al que su compromiso político y militancia llevaron a abandonar los estudios sin terminar la carrera.

Jáuregui militó en el PCE y en Comisiones Obreras (CC OO) hasta mediados de los años 80, cuando los seguidores carrillistas en el País Vasco que se opusieron a la fusión con Euskadiko Ezkerra se aproximaron al PSE- PSOE. Ignacio Latierro, que ayer portaba a hombros en Legorreta el féretro de su amigo, estuvo al frente de este último paso en la evolución política de Jáuregui.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de julio de 2000