Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gaspart ratifica a Serra Ferrer, que hoy comunica los descartes

Joan Gaspart, flamante presidente del Barcelona, hizo oficial ayer el nombramiento de Llorenç Serra Ferrer como nuevo entrenador y también director técnico del equipo azulgrana y al propio tiempo desveló que Antón Parera será el nuevo director general de la entidad. Parera había sido gerente del Barcelona hasta hace cuatro años.Gaspart también decidió nombrar vicepresidente primero a Joan Castells y vicepresidente segundo a Àngel Fernández, precandidatos a la presidencia que acabaron uniéndose a su candidatura. El nuevo presidente del Barça le ha pedido a Serra Ferrer que sea ambicioso a la hora de solicitar fichajes. "Aunque vayan a ser difíciles de conseguir", afirmó Gaspart, "voy a trabajar al máximo para hacerlo, pero vamos a mantener silencio porque si trasciende algún pequeño detalle alguna operación se puede entorpecer".

El nuevo presidente está convencido de que, con las arcas llenas por la buena gestión económica y el ingreso de la cláusula de rescisión de Figo pagada por el Real Madrid, el club azulgrana podrá hacer grandes fichajes: "Ahora somos ricos, pero hemos de gastar bien el dinero", indicó Gaspart. "Espero que antes de que el equipo se vaya a Holanda podamos presentar a los jugadores". Serra Ferrer hablará hoy con tres de los jugadores de la plantilla descartados. Ni el presidente ni el técnico quisieron desvelar ni los descartes, entre los que probablemente estén Déhu, Simao, Bogarde y Vítor Baía, ni los posibles nuevos fichajes.

José Veiga, representante de Figo, se descolgó ayer con unas duras declaraciones a favor de su representado y en contra de los medios de comunicación catalanes que, a su juicio "han estado mal informados del proceso que ha envuelto la salida de Figo al Real Madrid". Veiga afirmó que Figo "no es un traidor" y que tanto él como el jugador dieron "todas las posibilidades al Barcelona para hacer frente a las ofertas de otros clubes", por lo que no se puede acusar de nada a un jugador que "no merece ser maltratrado y que procura lo mejor para su vida profesional, que es corta como la de cualquier futbolista", añadió José Veiga en el periódico portugués A Bola.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de julio de 2000