Los judíos iraníes acusados de espiar para Israel recurren la pena

Siete de los diez judíos iraníes sentenciados a diversas penas de cárcel a principios de este mes, tras ser acusados de haber espiado para Israel, presentaron ayer recursos contra sus condenas, según informó el jefe de su equipo de defensores, Ismail Naserí. Hoy recurrirán las penas de los tres restantes."Esta mañana [por la de ayer] presentamos nuestros recursos para siete de ellos y mañana jueves [por hoy] lo haremos con las apelaciones de Hamid Teflin, Farzad Kashi y Asher Zadmehr", manifestó el abogado. Unos días antes, Naserí afirmó que sus clientes habían sido sentenciados no por espiar sino por organizar "grupos ilegales" y "colaborar con un Estado hostil".

El pasado día 1, diez judíos y dos musulmanes que supuestamente colaboraban con ellos (un oficial del Ejército y un contratista de defensa) fueron declarados culpables de pasar información a Israel por un tribunal revolucionario de Shiraz y condenados a penas de entre dos y 13 años de cárcel. El caso permanece abierto contra otros cuatro musulmanes y otro judío, Isaac Belanth, que ha huido de Irán.

El caso atrajo la atención internacional y acusaciones de estar políticamente motivado, pero también puso de relieve las diferencias entre los 30.000 miembros de esa comunidad religiosa que hasta ahora vivían con relativa tranquilidad en la República Islámica.

Por otra parte, prosiguen los tiras y aflojas entre los sectores reformistas y conservadores que se disputan el poder en Irán. Ayer, IRNA, la agencia oficial de noticias, denunció que llevaba dos días recibiendo llamadas anónimas amenazantes por parte de círculos integristas. La campaña se inició después de que la agencia criticara al diario ultraconservador Kayhan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de julio de 2000.

Lo más visto en...

Top 50