Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL Elecciones a la presidencia del Real Madrid

El abrazo de Mendoza

Algún aplauso se oyó. Tímido. Casi vergonzoso. La aparición de Ramón Mendoza en la carpa de Florentino Pérez sólo causó revuelo en los medios de comunicación. Ya durante el día el nuevo presidente del Real Madrid hizo lo imposible por alejarse del pasado del club. Por la mañana acudieron a su carpa Herrero y Bustos, antiguos miembros de la directiva de Sanz. También lo hicieron por la tarde. Y también por la noche. Florentino Pérez hizo lo imposible por esquivarles. Mejor talante mostró cuando apareció, a eso de las once de la noche, Ramón Mendoza, ex presidente del club, y su rival en las elecciones del año 95. Mendoza se abrazó al nuevo presidente e hizo unas declaraciones en las que criticó duramente a Lorenzo Sanz: "Le ha traicionado su propia traición", comentó Mendoza en referencia al hecho de que Lorenzo Sanz accediera a la presidencia "de mala manera".Mendoza apenas estuvo cinco minutos en la sede del que todavía, por entonces, era candidato. Una sede que no conocía. Como tampoco conocía Fernando Fernández Tapias, vicepresidente de la candidatura de Pérez, que se asomó un ratito a la sede electoral para explicar que él estaba a la entera disposición de lo que dijera el nuevo presidente del Real Madrid. De Juan Abelló, el otro vicepresidente, sólo se tuvieron noticias por la radio, en las que aseguró que de lunes a viernes estaría a lo que mandara el nuevo presidente del Real Madrid. "Pero sábados y domingos, no. Esos días son sagrados".

A las dos de la mañana, Florentino Pérez se dirigió a los aficionados que todavía aguardaban en su carpa para informarles de que dada la lentitud del recuento de votos, lo mejor sería no esperar más y que todos se fueran a su casa. "Pues ya habrá tiempo de celebrarlo", dijo el nuevo presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de julio de 2000