Vitoria recoge una selección de carteles de festivales de jazz de todo el mundo

La sala Amárica de Vitoria se une desde hoy y hasta fin de mes a las actividades que se desarrollarán alrededor del festival de jazz de la ciudad con la presentación de una exposición de carteles de certámenes que en todo el mundo se han organizado alrededor de esta música. Desde el legendario festival de Monterrey hasta el emblemático de Montreaux, el aficionado podrá encontrar recuerdos de estas y otras citas veraniegas. La muestra se acompaña de sendos conciertos el 13 y el 15 de julio.

El cartelismo contemporáneo tiene uno de sus referentes imprescindibles en los festivales de jazz. Desde el originario de Monterrey, el primer festival que se organizó en torno a esta música, todos los certámenes han ido acompañados de llamativos carteles en los que se incorporaban el diseño y las imágenes de artistas de prestigio mundial, como en Montreaux, o de popularidad local, como en Vitoria.Así se observa en el recorrido por las 55 obras seleccionadas por la sala Amárica, dependendiente del Museo de Bellas Artes de Álava, para completar su exposición Jazz museoan. Ahí están la mayor parte de los carteles del festival vitoriano, con las aportaciones de Schommer (en tres ocasiones), Juan Sagastizabal, Santos Iñurrieta o Mintxo Cemillán. Y también hay una interesante muestra de los carteles anunciadores del Festival de Montreaux, entre los que destacan los realizados por Andy Warhol o Keith Haring.

Pero no todos han echado mano de ilustraciones pictóricas: como prueba de ello, los carteles de la última edición del Festival del Mar del Norte, donde se optó por realizar una serie con sugestivas fotografías de las principales estrellas que acudían a esta cita, como Pat Metheny o Chick Corea.

Toda esta variada selección estará acompañada los días 13 y 15 con sendos conciertos, que tratan de seguir la senda de otras experiencias similares. Así lo sugirió el director del festival, Iñaki Añúa: "No es extraño que en muchos centros de arte contemporáneo se programen conciertos de jazz, y qué mejor lugar en Vitoria para esta nueva sección del festival que la sala Amárica, donde se presentarán dos jóvenes agrupaciones europeas".

La primera actuación correrá a cargo de The Popoo. Esta formación finlandesa está comandada por el saxofonista Jukka Perko y el vibrafonista Severi Pyysalo, quienes se dieron a conocer al público de su país a mediados de los años ochenta. Su música está basada fundamentalmente en composiciones propias.

El día 15 le corresponde el turno al pianista italiano Danilo Rea, considerado como uno de los principales intérpretes de su país, donde ha sido elegido mejor grupo de 1999 por la revista Música jazz. La entrada para estos dos conciertos es gratuita y el aforo de la sala es de 100 personas.

8.000 personas en Getxo

Cerca de 8.000 personas asistieron la pasada semana a los conciertos de la 24ª edición del Festival Internacional de Jazz de Getxo, clausurada el domingo después de cinco días de actuaciones. Esta cifra no contabiliza a las personas que disfrutaron en las calles de la actuación de las marchin bands St. Gabriel"s Celestial Brass Band, de Nueva Orleans, y Jazza Band, de Bayona.La organización destacó ayer el protagonismo que ha alcanzado el jazz en todos los rincones de Getxo, valorando especialmente las secciones complementarias al concurso de grupos y los conciertos oficiales. De cara a la edición del próximo año, Getxo quiere impulsar su actual línea, potenciando el atractivo y la ambientación de las bandas de calle y reforzando la variedad de la oferta, "en la que juventud y experiencia deben mostrar el presente y futuro de esta música".

El balance de los organizadores destaca la acogida de la sección Tercer Milenio, que ha llevado a los grupos jóvenes al escenario del Getxo Antzokia, seguida "por un público heterogéneo", y las sesiones de medianoche, que llenaron de aficionados al jazz el café La Gramola. El seminario de jazz, organizado por segundo año consecutivo, permitió incrementar los conocimientos de los asistentes en materia de improvisación, instrumentación y técnicas, gracias a las clases impartidas por los integrantes del Víctor de Diego Quintet.

Las tres sesiones principales de conciertos "no han defraudado las expectativas puestas en ellos", añaden los organizadores. Los espectadores llenaron la carpa del Biotz Alai donde se ofrecieron las actuaciones. La variedad de estilos fueron norma: desde la elegancia y la capacidad de improvisación del trompetista Kenny Wheeler al homenaje del Isaac Turienzo Trío al desaparecido pianista Tete Montoliú.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de julio de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50