Una cantera pluriartística

"Investigaciones múltiples. Libertad total". No es un anuncio por palabras, sino la definición que la directora de escena Elena Fontana, italiana afincada en Sevilla, hace de Meteora. El espacio, que abre sus puertas a artistas de todas las disciplinas y nacionalidades, ocupa un antiguo almacén de ropa en pleno barrio de la Macarena. "Esto es una verdadera cantera pluriartística", dice Elena Fontana (Verona, 1963) que ha decidido abrir a otras artes el local de ensayos de su compañía de teatro Meteora.El local de la estrecha calle Duque Cornejo tiene todo el sabor de las casas okupas de artistas que proliferaron en Londres en la década de los ochenta; pero, en este caso, los ocupantes pagan el alquiler. Es el reflejo en Sevilla de esa mezcla londinense de osadía e improvisación que, a veces, ha dado muy buenos resultados en la historia del arte contemporáneo.

"Aquí no le ponemos límites a nadie. Todo los artistas que quieran pueden crear una obra para el patio. Son piezas que se integran en el local como los dibujos de cómic del neoyorquino Gerg Curry, el mosaico de azulejos reciclados de la italiana Manuela Ucheddu o los dibujos del sevillano Pepe Reguera", asegura Elena Fontana que el pasado 30 de mayo estrenó Vértigo, la segunda producción de su compañía.

"Estoy en Sevilla con una beca de un año de la Agencia Española de Cooperación Internacional. Cuando llegué lo pasé mal porque no encontraba dónde mostrar mi trabajo y hasta pensé en volver a mi país. Por suerte conocí a Elena y este lugar en el que confluyen muchas energías", explica Meriem Ait-El-Hara, una artista argelina de 32 años que expone en Meteora su instalación Santuario. La artista utiliza materiales reciclados para crear máscaras y obras flotantes, en las que pueden leerse palabras en griego, hebreo, chino o egipcio.

El mexicano Jacob Bañuelos, profesor en la facultad de Ciencias de la Información de Sevilla desde hace tres años, ha encontrado también en Meteora un lugar en el que exponer su trabajo y, lo que esmás importante para todos, dialogar con otros artistas.

"Ensayo de un crimen es una instalación con fotografías que tomé en México después del terremoto de 1986. Hablan de la desgracia humana sin mostrar a personas, con imágenes de maniquíes", explica Bañuelos que, como el resto de los artistas, mostrará su trabajo hasta el 15 de este mes.

Elena Fontana y Damien Christea, un parisino de 24 años que forma parte de la compañía Meteora, han contagiado también su entusiamo a Michael Bry, un fotógrafo alemán de 76 años que comenzó trabajando en Chile en 1942 y, desde hace cinco años, vive en Alcolea del Río (Sevilla).

"Conocí Andalucía cuando hacía fotos para una editorial de libros de viajes, Rowohlt, y decidí quedarme aquí", explica Bry. Además de exponer sus instantáneas de dos compañías de teatro, San Francisco Mime Troupe y Teater Nor, el artista alemán ha decidido subastar cerca de un millar de sus obras, imágenes inspiradas en el neorrealismo italiano, para "sentirme libre otra vez".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de julio de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50