GENTE

EL MAL TRAGO DE TONY BLAIR

Poco podía imaginar el líder laborista británico, Tony Blair, que la llamada nocturna recibida el miércoles en su residencia oficial de Downing Street daría un vuelco a su vida. Muy corteses, los agentes le anunciaron que su hijo Euan, de 16 años, había sido arrestado, "ebrio y en un estado lamentable", en pleno corazón de la ciudad de Londres. El chico celebraba con sus amigos el final de los exámenes de la secundaria y bebió más de la cuenta. Cuando le encontraron estaba tembloroso y vomitando. Tanto, que fue llamada una ambulancia. Cuando pudo recuperarse dio un nombre, edad y dirección falsos, sin reparar que su intento de pasar inadvertido era vano. En el bolsillo del pantalón llevaba documentos que le acreditaban como el hijo del primer ministro. Todo hubiera quedado en un mal trago si no fuera porque papá Blair acababa de anunciar en el Parlamento su intención de imponer multas instantáneas de unas 30.000 pesetas a los borrachos. El chico ha pedido disculpas y ningún partido político se ha atrevido a aprovechar de momento su mala suerte para acribillar a su progenitor. Otros hijos famosos, entre ellos el de Margaret Thatcher, también dieron que hablar en su día por su comportamiento o, lo que es peor, oscuros negocios. Siempre rápido en sus respuestas personales, Tony Blair ya ha brindado su propio análisis de lo ocurrido: "Es más difícil ser padre que político", dijo ayer resignado.-

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS