Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LUIS LAPUENTE MONTOROORGANIZADOR DEL FESTIVAL DE JAZZ

"Madrid tiene una enorme deuda con el jazz"

A sus 43 años, Luis Lapuente mantiene vivo su espíritu rebelde. Por su aspecto se diría que es tan pillo como el Bart Simpson -un personaje de ficción de unos dibujos animados que salen en la televisión- que ayer llevaba estampado en una vieja camiseta negra, ya descolorida. Pero esa imagen es pura fachada, porque, a la mínima oportunidad, luce una expresiva sonrisa que delata su carácter bonachón. Sus pacientes del Centro de Salud de Galapagar (19.000 habitantes) le consideran un buen médico, afirma. Lapuente combina el manejo del fonendoscopio con el de la pluma estilográfica. No en vano dedica su tiempo libre a la escritura y narra la historia de lo que siempre ha sido su mayor afición: la música. Se proclama como autodidacto del soul, el jazz y el blues, estilos en los que ha profundizado hasta la saciedad. Su sabiduría musical le ha llevado a colaborar con casi todas las revistas musicales especializadas del país.Estos días vive entre feliz y preocupado. Lo primero, porque ha logrado hacer realidad uno de sus mayores sueños: organizar el primer Festival de Jazz de Galapagar; preocupado, porque no quiere que nada salga mal durante los días del certamen, hasta el 9 de julio inclusive.Pregunta. ¿Cómo un médico se puede meter a organizar un festival de jazz?

Respuesta. Mi afición a la música se remonta a mi adolescencia. Recuerdo que a los 13 años intercambiaba discos con mis compañeros de clase, en un colegio de San Blas. Poco a poco me fui metiendo en la música y recuerdo cómo a los de mi generación nos impactaron noticias como la separación de The Beatles, la muerte de Hendrix o la de Janis Joplin. Todo esto nos marcó de alguna manera y, a partir de ahí, comencé a investigar en el mundo de la música hasta llegar a donde estoy, a ser el organizador del primer Festival de Jazz de Galapagar.

P. ¿Qué se propone con este proyecto?

R. Madrid tiene una inmensa deuda con el jazz. Se han hecho festivales, pero ninguno de la talla del que hemos organizado en Galapagar. Este certamen tiene unos precios populares y es de los pocos de este estilo que se celebran al aire libre. Sólo cuesta 1.500 pesetas en taquilla y 5.000 si se saca un abono válido para los cinco días de concierto. Creo que tiene un atractivo irresistible para muchos madrileños.

P. ¿Qué actuación destaca del programa?

R. Creo que todo el repertorio del festival es de un gran nivel, pero, si hay que destacar una actuación, me inclino por la del cantante de soul Terry Callier, que actúa el próximo viernes. Es un artista nacido en Chicago que no se prodiga mucho. Sólo canta en Galapagar y Londres en una mini-gira europea. Me costó traerle. Le bombardeé el correo electrónico hasta que conseguí convencerle.

Festival de Jazz. 22.00. Velódromo de Galapagar. Guadarrama, s/n.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de julio de 2000