Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El beneficio de las empresas crece a mayor ritmo que el año pasado

El resultado bruto de explotación de las empresas no financieras mejoró el 6,2% en el primer trimestre de este año con respecto al mismo periodo de 1999, cuando había crecido el 3,2%. El último Boletín Económico del Banco de España refleja la fuerte actividad mostrada en la industria española, debido principalmente a las exportaciones y la mayor demanda interna. También se reflejó en el empleo, que creció en el periodo el 1,4%, y en los gastos de personal, que pasaron del 2% al 5,2%.

MÁS INFORMACIÓN

Creación de empleo

El informe del Banco de España recoge los datos de 723 empresas no financieras hasta marzo y supone un avance parcial de los datos anuales de la Central de Balances del banco emisor, que esta compuesto por más de 6.806 empresas. Para los redactores del informe, lo importante es que la actividad de las empresas no financieras ha sido mayor en los tres primeros meses de 2000 que en el primer trimestre de 1999. El aumento del 6,2% experimentado el primer trimestre de este año casi duplica el 3,5% logrado en el mismo periodo del año anterior sobre el primer trimestre de 1998. El valor añadido bruto (VAB) de las empresas experimentó un incremento nominal del 5,7% en el primer trimestre de este año, frente al 2,8% del primer trimestre de 1999. Según el informe, los resultados netos de las empresas no financieras supusieron en el primer trimestre el 29% de su valor añadido bruto, cuando esta tasa se situaba en el 22,4% en el último trimestre del pasado año. Esta nueva tasa supone una mejora importante en los niveles de rentabilidad de las empresas y lo sitúa un nuevo máximo en la proporción de sus resultados.

La mayor actividad de la empresas tiene dos soportes fundamentales: fuerte ritmo de las exportaciones y demanda interior, lo que viene a confirmar las tesis de los expertos de que por primera vez en muchos años la economía crece de forma saludable y tiende a anclarse en dos pilares sólidos y equilibradamente.

Fueron las empresas de mediano tamaño y las del sector manufacturero las que tuvieron un mejor comportamiento. Este sector unió un fuerte tirón de sus ventas al exterior con la ausencia de impacto del aumento de los precios del petróleo. Así, el sector manufacturero tuvo un crecimiento de su valor añadido del 18,8%, debido sobre todo al aumento de ventas a la Unión Europea.

El sector del comercio aumentó su actividad el 4,9%, motivado por el tirón del consumo privado, aunque el informe recuerda que se trata de un aumento menor que el del mismo trimestre del año anterior. Asimismo, el informe destaca que el sector de producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua registró un aumento en su valor añadido del 2,7%, bastante por debajo de la media, precisamente por "la reducción media de las tarifas eléctricas en el 1%". El sector de transporte y comunicaciones sufrió caídas en su valor añadido bruto del 2,3%, motivadas por el aumento de la competencia que ha venido determinado por el mayor número de empresas en el sector, con la consiguiente reducción de precios.

El aumento de la actividad de las empresas no financieras ha generado un mayor empleo. El empleo ha aumentado en este grupo de sociedades el 1,4%, cifra que es importante, ya que el Banco de España recuerda que se ha producido a pesar de los ajustes de plantillas que afectan desde hace varios trimestres a grandes empresas de sectores en proceso de liberalización.Los datos de la Central de Balances reflejan que la mayoría de las empresas aumentaron sus plantillas en los tres primeros meses de 2000, especialmente en el sector del comercio, los servicios prestados a las empresas y la construcción.

En cuanto a los salarios, también el informe aporta datos. Así, señala que las remuneraciones medias aumentaron el 3,7% en el primer trimestre de 2000 sobre el mismo trimestre de 1999. El informe llama la atención sobre este dato, ya que supone una interrupción en la moderación salarial que se había mantenido el pasado año. Como consecuencia del aumento del empleo y de las remuneraciones medias, los gastos de personal aumentaron el 5,2% frente al 2% del año anterior. Este dato, al ser inferior al aumento del valor añadido bruto del conjunto de las empresas, el 5,7%, ha permitido que el resultado económico de las empresas haya aumentado el 6,2%.

Uno de los puntos menos prometedores del informe es el aumento de los gastos financieros. En efecto, los gastos financieros de las empresas han aumentado en el primer trimestre de 2000 el 17%, en línea con el repunte que se venía observando en el último trimestre del pasado año.

Sobre el encarecimiento del precio del petróleo del último año y medio, asegura que se dejará notar todavía en la inflación en los próximos meses, aunque reconoce que progresivamente "va perdiendo intensidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de julio de 2000

Más información

  • El incremento hasta marzo fue del 6,2%