Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hijos de Pujol organizan un acto de promoción de Artur Mas

Dos hijos de Jordi Pujol, presidente de la Generalitat -Oriol y Jordi Pujol Ferrusola-, y el consejero de Medio Ambiente y ex secretario de organización de Convergència, Felip Puig, todos ellos cabezas visibles del sector más soberanista del partido, organizaron el martes un acto de adhesión a Artur Mas, el delfín convergente del presidente catalán y nuevo hombre fuerte del partido, al que asistieron un centenar de cuadros de CDC. Mas, consejero de Economía, asumirá tras el congreso de noviembre la secretaría general de Convergència, como primer paso para convertirse en el sucesor de Pujol.

Jordi Pujol Ferrusola, aunque carece de cargos en la dirección de Convergència, siempre se ha mantenido muy próximo al poder no sólo del partido, sino del Gobierno de la Generalitat, y no son pocos los miembros de CDC que destacan su poder de influencia en la toma de decisiones de su padre. Por su parte, Oriol Pujol Ferrusola ocupa la secretaría general del Departamento de Industria, que preside su tío Antoni Subirà, y tiene un puesto en la ejecutiva de CDC como responsable de las organizaciones sectoriales. Felip Puig abandonó la secretaría de organización tras las elecciones autonómicas de octubre para ocupar la cartera de Medio Ambiente, aunque conserva un papel primordial en el pinyol convergente.Al acto, que se celebró en la noche del pasado martes en un restaurante de la localidad de Bellatera, asistieron un centenar de personas representantes del aparato de CDC, que copa en la actualidad la dirección, y la mayoría de los líderes territoriales. Entre las ausencias más destacadas figuraron los representantes del sector moderado de Convergència y ex roquistas, agrupados en torno a la plataforma Catalanisme i Progrés.

Los organizadores pretendían demostrar a las diferentes familias de CDC quién tiene las riendas del partido y el poder del aparato con vistas a la elección de los delegados del congreso. Para ello, Felip Puig y Oriol y Jordi Pujol Ferrusola calcularon hasta el más mínimo detalle. En la cena estuvieron presentes seis consejeros de la Generalitat (Carme Laura Gil, Pere Macias, Jordi Vilajoana, Felip Puig, Josep Grau y Eduard Rius), además de Artur Mas, y Xavier Trias, presidente del Grupo de CiU en el Congreso de los Diputados. Entre los líderes territoriales, sólo faltaron representantes de 4 de las 41 comarcas catalanas.

Más poder del partido

Las intervenciones fueron pactadas. Al menos seis de la docena de personas que pidieron la palabra (los parlamentarios Josep Rull y Joan Maria Roig, Josep Pont, alcalde de Bellpuig; Carles Páramo, alcalde de Roses; el concejal de Barcelona, Quim Forn, y Maria Camps, responsable comarcal del Baix Llobregat) acordaron previamente con la organización el contenido de sus alocuciones. Los hubo que reclamaron a Mas mayor sintonía entre CDC y la acción de Gobierno de la Generalitat. Otros, en cambio, pidieron más peso del territorio en la dirección y el resto comentó que sería conveniente que el partido tuviera más influencia en la toma de decisiones. No obstante, todos expresaron su apoyo sin fisuras al nuevo líder emergente, Artur Mas, y al actual secretario general, Pere Esteve, que dejará su cargo en el congreso de noviembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de junio de 2000

Más información

  • Los organizadores pactaron las intervenciones ante unos 100 asistentes