Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

PRIMERO, DENUNCIA; LUEGO, CHANTAJE

Después de asegurar en abril pasado que Naomí Campbell la había agredido, Vanessa Frisbee, su antigua asistente personal, ha acabado declarando ante la policía por un supuesto chantaje. Bruno Michel, el agente de la modelo, asegura que la empleada no quiere aceptar que ya no trabaja para ella y ahora trata de extorsionarla por dinero. Frisbee, que ha sido interrogada por la policía londinense y deberá declarar de nuevo a mediados de julio, replica que todo es un malentendido. "Naomi cree que le he traicionado, pero no es verdad", ha declarado al rotativo The Daily Mirror. La maniquí, entretanto, calla. En febrero pasado admitió ante un tribunal canadiense haber sacudido a otra de sus ayudantes, y ahora prefiere pasar inadvertida.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de junio de 2000