Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva Vivendi Universal reta desde París a los grandes grupos americanos de comunicación

El primer grupo de comunicación europeo, segundo mundial tras AOL-Time Warner, quedó constituido ayer, en París, con la presentación de la fusión entre Vivendi, Canal+ y la canadiense Seagram. "Por primera vez hay en Europa un grupo de comunicación capaz de competir en todas partes con los mayores grupos americanos", proclamó Jean-Marie Messier, presidente de Vivendi-Universal, la sociedad resultante de la fusión. El nuevo grupo dispone de un amplísimo catálogo de cine y de música (rock, jazz y otras), ya que Seagram controla el 27% del mercado mundial de discos.

Bien asentado a ambos lados del Atlántico, el gigante multimedia francés sumará a las actividades de Vivendi en Internet (Vizzavi), en las telecomunicaciones móviles, (Cegetel), y en la edición, (Havas), los estudios Universal de cine y de edición musical de Seagram, así como la producción cinematográfica y audiovisual de Canal+. Con 100.000 millones de dólares (17,3 billones de pesetas) de capitalización bursátil y 55.000 millones de dólares de cifra de negocios, el nuevo grupo parece capacitado para dar la batalla al mastodonte americano de AOL-Time Warner.De acuerdo con las previsiones de Vivendi, la fusión debe permitir realizar unos ahorros (economías de escala) superiores a los 400 millones de euros (66.500 millones de pesetas) por año antes de impuestos, y alcanzar un resultado de explotación antes de amortizaciones, depreciaciones e intereses de 600 millones de euros (casi 100.000 millones de pesetas) de aquí a 2002.

Sin embargo, los analistas y con ellos parte de los inversores, siguen poniendo el acento en el alto precio, 34.000 millones de dólares (5,88 billones), pagado en intercambio de acciones por la incorporación de Seagram y en los 2,49 billones de pesetas que Vivendi debe abonar por la licencia de telefonía móvil británica y su participación en Vodafone.

El acuerdo aprobado por los consejos de administración de los tres grupos fija el precio a pagar por la acción de Seagram en 77,35 dólares, cuando hace una semana el título de la sociedad canadiense se cotizaba a 53 dólares. Sin llegar a descalificar la operación, algunos expertos, franceses, naturalmente, recuerdan las palabras de Napoleón: "En toda empresa hay que dar dos tercios a la razón y el otro tercio al azar. Aumentar la parte de la razón es ser pusilánime. Aumentar la parte del azar es ser temerario", y se interrogan si Jean-Marie Messier no ha incurrido en esto último.

Al término de la operación, los accionistas actuales de Vivendi pasarán a tener el 59% de la nueva empresa, el 29% quedará para los de Seagram y el 12% para los de Canal +. Los accionistas de ésta recibirán dos títulos de Vivendi por cada uno de la cadena y conservarán la participación en los negocios regulados por ella. Messier anunció la salida a bolsa "en las próximas semanas" del 35% del capital de Vivendi Environnement, filial del grupo francés.

Caída de la acción

Pese al drástico descenso de la acción de Vivendi registrado ayer, 7,7%, el flamante presidente de Vivendi Universal volvió a reiterar que el precio pagado por Seagram entra dentro de "lo razonable" y es el resultado de nueve meses de negociaciones. En paralelo con el intercambio de acciones con la sociedad canadiense -0,7 títulos de Vivendi por cada uno de Seagram-, la compañía francesa incorporará todos los activos de Canal+ a razón de dos acciones propias por cada una de la cadena de televisión. Por imperativos de la ley francesa de lo audiovisual, que impide a un único accionista poseer más del 49% de una televisión, los accionistas de Canal+ seguirán teniendo además, la propiedad de esa televisión. Por el momento, se ignora el perímetro exacto de Canal+ que seguirá cotizando en Bolsa, así como el número de acciones de Vivendi a crear, extremo que depende de un abanico pactado de fluctuación del 12,5%. El presidente de Vivendi, y ahora también de Vivendi Universal, afirmó que Canal+ mantendrá todos los compromisos adquiridos con el cine francés y dijo que la operación pondrá al servicio de esa cinematografía unos circuitos de distribución que deben favorecer la exportación. Messier aseguró ayer que la operación cuenta con el apoyo de las autoridades francesas y que tampoco prevé dificultades por parte de Bruselas.

El destino futuro de las actividades de comercialización del agua y otras igualmente características de Vivendi, como la energía y la limpieza, sigue siendo un enigma, si bien los directivos de la compañía francesa reiteran que no habrá cambio alguno. Messier confirmó, por el contrario, que el sector de alcoholes de Seagram, que reúne marcas como los whiskys Chivas y Glenlivet, los portos Sandeman o el coñac Martell serán cedidos.

Vivendi Universal tendrá su sede en París. El primer accionista Edgar Bronfman, propietario de Seagram, será vicepresidente. Pierre Lescure, presidente de Canal+ y Eric Licoys, de Havas, serán nombrados directores ejecutivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de junio de 2000

Más información

  • El presidente de la entidad afirma que puede dar la batalla a EEUU "en todas partes"