Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un colectivo de guardias civiles cuestiona la asociación de huérfanos

Un colectivo de guardias civiles, integrados en la Asociación de Simpatizantes de la Guardia Civil(Asigc), ha solicitado al Congreso de los Diputados que valore si la actuación de la Asociación Pro Huérfanos de la Guardia Civil pudiera ser constitutiva de tres supuestos delitos.

En el escrito detallan que a los guardias les descuentan 1.020 pesetas al mes como contribución a esta asociación de huérfanos sin que hayan dado su consentimiento mediante ningún documento. Además, denuncian que los guardias no han solicitado el ingreso en dicha asociación, por lo que no están vinculados a ella de forma legal y su pertenencia es forzosa. Una situación que, según Asigc, vulnera el artículo 22 de la Constitución, que defiende el derecho a la libertad de no asociación y a dejar de pertenecer a las mismas.

Asigc también alega que el funcionamiento de la asociación de huérfanos no es democrático, que los guardias no tienen derecho a participar en su gestión y que falta información sobre el destino que se da a los fondos.

Tras poner estos hechos en conocimiento de los diputados, Asigc cuestiona la licitud de la asociación de huérfanos y pide a los parlamentarios que valoren si su actuación pudiera ser constitutiva de tres supuestos delitos: asociación ilícita ("por no ser democrático su funcionamiento"), fraude y exacciones ilegales ("por cobrar una especie de impuesto sin una ley que lo ampare") y apropiación indebida "de dinero que forma parte de las retribuciones del guardia". Un dirigente de Asigc en la Comunidad Valenciana reclama que se reconvierta la asociación de huérfanos en una fundación democrática y de adscripción voluntaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de junio de 2000