Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EUROCOPA 2000 El partido más temido

Con la historia a cuestas

Inglaterra y Alemania se citan hoy con la memoria llena de choques formidables

Por historia, mística y rango, Alemania e Inglaterra juegan hoy en Charleroi (20.45) un duelo con un halo majestuoso, con viejas y recientes cuentas pendientes que dirimir entre dos titanes del fútbol mundial. Dos selecciones que levantan ampollas siempre que se citan. La memoria colectiva está inundada de choques formidables entre ambos equipos, desde 1938, cuando Inglaterra desafió a los germanos en Berlín bajo la atenta mirada de Rudolf Hess y Jozef Goebbels, atragantados con el 6-3 que endosaron a su tropa los británicos. Desde entonces, la riña se ha multiplicado, hasta el punto de que en las cinco ocasiones en que se han enfrentado en grandes torneos ninguno ha conseguido imponerse en 90 minutos, lo que pone de manifiesto la cerrada pelea entre ingleses y alemanes. La más recordada, sucedió en la final mundialista de 1966, cuando el árbitro suizo Dienst y el línea ruso Bakhramov mantuvieron en el minuto 100 de partido la tertulia arbitral más famosa en la historia de este juego. Una charla que derivó en la aprobación del gol del inglés Hurst, aquel remate que escupió la línea de gol antes de ser traspasada.La revancha alemana llegó cuatro años después, en el Mundial de 1970. Alemania se impuso en cuartos de final, en la prórroga, con tres goles inolvidables de Seeler, Muller y Beckenbauer, tres ejes fundamentales del fútbol alemán. En Madrid (1982) y en Turín (1990) no pasaron del empate -en el Mundial italiano ganó Alemania por penaltis- y hace sólo cuatro años, en la Eurocopa de 1996, los alemanes suturaron la vieja herida del 66, al eliminar a Inglaterra en Wembley, también por penaltis.

Con todo el peso de la historia, alemanes e ingleses se cruzan en Charleroi con las dudas del primer partido a cuestas. Portugal ha cobrado seria ventaja en el grupo y quien patine puede quedar eliminado en la primera fase. En el bando inglés, Kevin Keegan mantiene la inquietud que le acompaña desde que reina en el banquillo inglés: un 4-4-2 o un 5-3-2. Las bajas casi seguras de Adams y Mc Manaman, lesionados en la derrota con los protugueses, multiplican su dilema. Wise y Southgate se perfilan como sus sustitutos.

En Alemania, resuelto el amago de exilio de Matthaeus, Sir Erich Ribbeck, apodado así por sus maneras de noble caballero, ha previsto varios cambios para paliar el pésimo partido realizado frente a los rumanos (1-1). Uno de ellos obligado, por la lesión de Bierhoff, al que sustituirá previsiblemente Carsten Jancker. La prensa alemana ha reclamado estos días la presencia de Sebastian Deisler, un jugador de 20 años que procede del Hertha de Berlín. Demasiadas dudas para un choque de consecuencias imprevisibles. Sólo una certeza: dejará huella, así lo dicta la historia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de junio de 2000