Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La soberbia y los problemas

El señor Aznar deleita los instintos patrioteros más básicos cultivando unas formas donde la soberbia impregna sus comentarios (que, por otro lado, la inmensa mayoría de los españoles compartimos) hasta extremos desorbitantes, intentando con ello una victoria política humillante sobre el PNV, aprovechando las facilidades que le da el desquiciamiento en que ha caído la estrategia de estos últimos, y especialmente de su presidente, el señor Arzalluz. Sin embargo, el efecto se convertirá probablemente en un cierre de filas interno del PNV, que no permitirá cambios significativos (y muy necesarios para todos) en esta formación y contribuirá a agravar el llamado "problema vasco". A los gobernantes como el señor Aznar, yo les pediría más frialdad en los momentos más delicados y, sobre todo, más humildad para generar menos crispación, ya que la mayoría absoluta de que dispone no debe llevarle a pensar que las cosas sólo pueden ser exactamente como él las ve. Los estrategas del PP sabrán, sin lugar a dudas, y podrían aconsejar a su líder (si es que, en este momento, les escucha siquiera a ellos) de la importancia que ha tenido para su mayoría absoluta la situación económica internacional (y, naturalmente, su gran repercusión sobre la española), así como la ya larga crisis del principal partido de la oposición, circunstancias ambas que nada tienen que ver con la gestión del PP desde que llegó al poder.- J. Meléndez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de junio de 2000