Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CHICHO IBÁÑEZ SERRADOR | REALIZADOR DE TELEVISIÓN

"Hay rincones que aún evocan el Madrid de los taxis de gasógeno"

Veinte años después del famoso programa de televisión Historias para no dormir, Chicho Ibáñez Serrador vuelve a la cadena estatal con nuevas entregas de una serie que combina el terror con la ciencia-ficción. Socarrón e imprevisible, este hombre, nacido en Uruguay en 1935 e hijo de los actores Pepita Serrador y Narciso Ibáñez Menta, sienta cátedra en cada una de sus respuestas, y él lo sabe. No en vano es un referente indiscutible de la creación audiovisial en España.Pregunta. El suspense es un género muy querido por usted.Respuesta. Sí, a los siete años ya leía a Edgar Allan Poe.

P. ¿En el terror siempre hay algo nuevo que decir?

R. Tanto en televisión como en cine, siempre hay modas que pasan y que regresan. Hace tiempo que el misterio, el suspense, no vuelven a televisión, o sea, que hay muchas probabilidades de que funcione bien. Fíjese en el éxito que están teniendo algunas películas de género.

P. ¿Qué tipo de programas ve en televisión?

R. Yo veo todo tipo de programas, es mi obligación verlos por lo menos una vez. Luego, cuando ya sé de qué van, si me interesan vuelvo a verlos; si no, los dejo pasar.

P. Y por gusto, ¿cuáles ve?

R. Casi siempre que puedo veo Caiga quien caiga y por las noches me duermo (no porque me haga dormir, sino porque es tarde) viendo Crónicas marcianas. Son dos programas que me divierten.

P. ¿Qué opina de Gran Hermano?

R. Me interesa mucho, sobre todo porque me ha permitido saber un poco más de lo que ya intuía en lo que atañe el gusto del público español. Yo creo que aquí la gente se inclina por Gran Hermano, fútbol y Tómbola, nos guste o no nos guste.

P. Gran Hermano ha introducido un elemento nuevo, el del voyeur.

R. Sí, y habrá un antes y un después de Gran Hermano en televisión. No encuentro serio despreciarlo y decir que eso es telebasura. Creo que son más deformantes otros programas, y más sucios, y más zafios.

P. Usted nació en Uruguay, pero lleva muchos años viviendo en España, concretamente en Barcelona y Madrid. ¿De qué lugar se siente?

R. Sin duda alguna, de España. Mis cuatro abuelos, mi padre, toda mi familia es española, pero si vivo en Madrid es porque mi centro de trabajo está aquí. Los cómicos recordamos las ciudades primero por dónde está el teatro, y luego, por dónde está la pensión, y todo aquel Madrid maravilloso que yo conocí, el de la Gran Vía y los pequeños comercios que había alrededor del teatro Español; el viejo Madrid con taxis de gasógeno tenía un encanto que hoy en día ha desaparecido, pero, por lo menos, algunas calles y esquinas evocan aquellos recuerdos. No estoy conforme con el Madrid de hoy y es una pena que se haya estropeado, pero confío en que sucesivos alcaldes le hagan volver.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de junio de 2000