Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DEL PAÍS VASCO

Benegas aboga por restablecer un pacto como el de Ajuria Enea

Txiki Benegas, presidente del Partido Socialista de Euskadi, afirmó ayer que los ciudadanos vascos de buena fe, la mayoría de la población, no entienden por qué los partidos democráticos no dialogan y no vuelven a un foro unitario que demuestre a ETA que su estrategia es inútil. Y delante del ex lehendakari José Antonio Ardanza y del presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa, ambos del PNV, proclamó: "Volvamos al diálogo".

Ardanza y Atutxa se encontraban, junto a dirigentes socialistas, en la primera fila de los asistentes a la presentación en un hotel de Madrid del libro de Benegas Una propuesta de paz (Espasa Calpe). Todos hablaron de diálogo, aunque los peneuvistas rezumaron resquemores contra el PP por negarse a entrar en las conversaciones que le propone el Gobierno vasco. El dirigente del PNV Joseba Arregi, uno de los intervinientes en la presentación, señaló que ni los socialistas ni los nacionalistas han sido capaces de construir "un proyecto plural" para todos los vascos sino que cada cual estaba metido en su "nicho".Benegas empezó por expresar su sorpresa por los "ataques" recibidos por su libro cuando todavía no se conocía todo su contenido. Los presentadores de la obra -Mario Onaindía, Joseba Arregui y Gregorio Peces-Barba- defendieron el derecho e incluso la obligación de Benegas de aportar sus reflexiones sobre el País Vasco. Peces-Barba, rector de la Universidad Carlos III, de Madrid, elogió la obra del dirigente socialista vasco por estar plagada de "espíritu liberal y patriotismo constitucional".

En las intervenciones de los presentadores hubo análisis, diagnósticos y alguna dosis de autocrítica. Arregi, diputado del PNV en el Parlamento vasco, señaló que su partido no ha sido capaz de construir "un proyecto global" para toda la sociedad vasca pero tampoco los partidos "constitucionalistas". En su opinión, cada cual estaba en su "nicho". "Perdona Joseba, pero hablar de nichos no es muy apropiado sobre todo cuando ETA os dice a los nacionalistas que a vosotros no os van a matar; porque los nichos son para nosotros", matizó luego Benegas, en tono tranquilo y triste.

"Diálogo" fue la palabra más repetida por el ex senador socialista Mario Onaindía, Arregi, Peces-Barba y Benegas. Una invocación, en suma, a restablecer la concertación de los demócratas como funcionó durante muchos años en el Pacto de Ajuria Enea, y que ahora podría recibir otra denominación. Pero Benegas reclamó el mantenimiento de dos premisas básicas: respeto por parte de todos al derecho a la vida y pedir a ETA que deje de matar. Porque la banda debe saber, añadió, que con violencia no conseguirá ningún objetivo político.

Los resquemores del PNV con el PP saltaron por doquier. El ex presidente Ardanza reconoció que antes de pactar "necesariamente hay que hablar", y el Partido Popular ni siquiera acude a las convocatorias del lehendakari, Juan José Ibarretxe. Ardanza declaró que ETA mató el Pacto de Lizarra cuando rompio la tregua y volvió a asesinar, y afirmó que EH está "prostituyendo" sus aspiraciones políticas por no condenar la violencia. El ex lehendakari emplazó a EH a que diga si quiere ir de la mano del PNV o de quienes asesinan.

Entre el público se encontraban Ramón Jáuregui, Francisco Fernández Marugán y Javier Rojo, entre otros, junto a Concha Velasco, Francisco Marsó y Mar Flores. Benegas explicó que había dicho a muchos de sus compañeros que en un día como ayer "tenían que estar en Euskadi, en las concentraciones contra el asesinato de Jesús María Pedrosa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 2000

Más información

  • Ardanza pide a EH que opte entre PNV y ETA