Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno quiere que haya más gasolineras para aumentar la competencia

El Ministro de Economía, Rodrigo Rato, dijo ayer que el Gobierno está elaborando un estudio con las comunidades autónomas para fijar un número mínimo de gasolineras por áreas geográficas y que puedan abrir estaciones los hipermercados. También pretende aumentar "la capacidad de influencia" de las cooperativas de transporte e incentivar la entrada de nuevos operadores al mercado de hidrocarburos. Mientras Rato comparecía en el Congreso, unos 5.000 manifestantes (15.000, según los convocantes) reclamaban en Madrid medidas urgentes para frenar la escalada de los precios de los carburantes.

La manifestación convocada por una docena de asociaciones de agricultores, camioneros autónomos, conductores de taxis y ambulancias y consumidores, transcurrió entre el mediodía y las dos de la tarde de ayer sin incidentes entre la Puerta de Alcalá y el Ministerio de Economía. Exigieron una inmediata bajada de los impuestos que gravan los carburantes (IVA e impuesto especial), el establecimiento de un tope fiscal máximo procedente de los hidrocarburos, y una mayor liberalización del sector, así como la intervención del Tribunal de la Competencia para acabar con el oligopolio, según los manifestantes, en la distribución de combustibles. Hoy y mañana habrá una huelga del transporte de pasajeros en la Comunidad de Madrid, según la asociación Asintra. Los representantes de las asociaciones, encabezadas por Fernando Moraleda, de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) y Juan Antonio Millán, de Fenadismer, la asociación de camioneros autónomos, fueron recibidos por el secretario de Estado de Economía, José Folgado, al término de la movilización. Folgado rechazó frontalmente tocar los impuestos aunque aseguró que el Gobierno ya está poniendo en marcha medidas para lograr una mayor liberalización del mercado de las gasolinas.

Una hora antes de esta reunión, el vicepresidente segundo y Ministro de Economía, Rodrigo Rato declaró que aceptaba las críticas de los transportistas por la subida de los carburantes, pero afirmó que el Gobierno no puede resolver una "situación internacional" como el aumento del precio del crudo. "Lo que sí puede hacer", dijo Rato, " es aumentar la competencia en el sector haciendo que las cooperativas puedan aumentar su capacidad de influencia en la venta de carburantes y aumentar el número de estaciones de servicios de otras banderas comerciales que compitan con las ya existentes". Rato también dijo que se promocionará la instalación de gasolineras en hipermercados.

Compensaciones al sector

Rato recordó que en febrero de este año el Gobierno pactó con el sector una serie de compensaciones, entre ellas una rebaja en la tributación del sistema de módulos, y afirmó que esas medidas "siguen siendo satisfactorias". No obstante, y sin anunciar una nueva rebaja de impuestos, manifestó que el Ejecutivo está dispuesto a reconocer que "en nuestro sistema tributario, para un autónomo o un transportista que paga por un sistema de estimación objetiva, el precio de la energía es un elemento muy relevante".

Durante su comparecencia de ayer ante la Comisión de Economía y Hacienda, Rato anunció que el Gobierno dará a conocer "en fechas próximas" un conjunto de medidas de liberalización para aumentar la competencia en los principales sectores de la actividad económica, entre ellos el de los hidrocarburos.

El Ejecutivo, explicó el vicepresidente segundo, pretende dotar de mayor "transparencia y objetividad" al acceso a las redes logísticas de hidrocarburos, así como fijar, en colaboración con las comunidades autónomas, el número mínimo de gasolineras que deben competir en determinado territorio. Agregó que se pretende que haya más transparencia en los precios de las gasolinas y que se aplique la normativa sobre "contratos verticales" para evitar abusos en los suministros en exclusiva.

A la propuesta del Gobierno, la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEES) se preguntó si la Administración va a instalar gasolineras públicas donde los empresarios no quieran hacerlo. "Si los empresarios no lo hacen, ¿Lo va a hacer la Administración?", se preguntó el vicepresidente de la CEES, Alejandro Moratilla.

La Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), por su parte, recordó ayer que las petroleras han hecho un "esfuerzo" para no repercutir la subida de los costes del crudo en las gasolinas que comercializan en España, reduciendo sus márgenes de beneficio que, según dicen, son inferiores en cinco pesetas al margen medio europeo de la gasolina de 95 octanos. Además, destacan que la liberalización del sector llevada a cabo en los últimos años está beneficiando a los consumidores. Recuerdan que han aumentado en 2.000 el número de gasolineras en los últimos ocho años. También calculan que, desde que en octubre de 1998 se retiraron los precios máximos para las gasolinas, los consumidores se han ahorrado unos 40.000 millones, puesto que los máximos estarían ahora cinco pesetas por encima del precio medio en España de la gasolina 95.

La petroleras señalaron que el precio del barril ha subido de 24,2 a 28,2 dólares entre enero y el 21 de mayo pasados y que, además, el tipo de cambio del dólar en relación con la peseta ha pasado en las mismas fechas desde las 165,6 a las 184,9 pesetas. También insisten en que las cotizaciones internacionales de las gasolinas se han disparado de 29,5 a 49,6 pesetas el litro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 2000

Más información

  • Manifestación contra el alza de los carburantes