Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bill Gates: "Éste es el primer día de lo que queda del caso"

"La división en dos de Microsoft", dijo anoche Bill Gates, "dañará a los consumidores, dificultará el uso de los ordenadores y afectará negativamente a miles de empresas de la industria tecnológica". "La integración de múltiples programas informáticos en un mismo sistema", recordó el fundador y presidente de Microsoft, "es lo que ha permitido que los ordenadores sean accesibles para todo tipo de gente". La dura condena de su empresa por el juez Jackson no sorprendió ayer en absoluto a Gates. Minutos después de que el magistrado difundiera en la capital estadounidense su fallo, el fundador de Microsoft emitió desde Seattle un comunicado previamente grabado en vídeo, en el que anunciaba una próxima apelación. Gates adoptó una actitud combativa, a fin de galvanizar a los empleados, accionistas y consumidores de Microsoft."Éste es el primer día de lo que queda del caso", adelantó.

Al conocer que Jackson se aprestaba a fallar, Gates suspendió las reuniones que, por motivos ajenos al caso, tenía previsto celebrar ayer en Washington con Lawrence Summers, secretario del Tesoro, y William Daley, secretario de Comercio. En su avión privado, el hombre más rico del planeta regresó de inmediato a Seattle, "para estar con los empleados". Allí se enteró de la decisión del juez, que días antes había descrito como el "equivalente a la pena de muerte empresarial".

Gates, que sigue adelante con el plan de negocios de la empresa, proclamó su convencimiento de que tiene "sólidos motivos" para apelar. "El fallo es inconsistente con las decisiones judiciales, con el juego limpio y con la realidad del mercado". Constituye, añadió, "el intento más masivo de regulación gubernamental de la industria de la tecnología".

Steve Ballmer, presidente ejecutivo de Microsoft, declaró anoche: "La ruptura de Microsoft sería una cosa horrorosa para los consumidores y para la industria. Y dañaría la innovación tecnológica".

Pero Janet Reno, secretaria de Justicia, y Joel Klein, el fiscal que ha dirigido la victoriosa demanda contra el fabricante de Windows, aplaudieron a Jackson en Washington. El fallo del juez, dijo Klein, es "el remedio adecuado" contra las prácticas monopolistas de Microsoft.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de junio de 2000