El Gobierno exalta la figura de Suárez y elude opinar sobre las matizaciones de González

El Gobierno mantuvo ayer una sutil beligerancia contra Felipe González y a favor de Adolfo Suárez en la polémica suscitada tras las declaraciones del ex presidente del partido socialista sobre el papel del centrista durante la transición de la dictadura a la democracia y la apertura del proceso constituyente en España. El portavoz del Gobierno, Pío Cabanillas, respondió ayer, cuando se le pidió su opinión sobre el último artículo de González, que "Adolfo Suárez, como presidente y como expresidente, siempre ha sabido estar en su sitio y a la altura de las circunstancias".

González, en un artículo publicado ayer en este diario, respondía a la polémica suscitada por unas declaraciones suyas en las que, al querer resaltar la importancia del PSOE durante la transición, deslizó una interpretación negativa para el ex presidente centrista. González dijo, en una entrevista con la revista mexicana Proceso, que fue la fuerza de los votos del PSOE en las primeras elecciones democráticas, el 15 de junio de 1977, la que logró que se abriera un proceso constituyente porque Suárez no estaba a favor de redactar una Constitución.El político socialista resaltaba ayer el trascendental papel jugado por Suárez en la transición y aclaraba que el ex jefe de Gobierno centrista sufría presiones desde la derecha más dura que fueron neutralizadas por los buenos resultados de las fuerzas democráticas en los comicios del 15-J.

Pero el ex líder socialista arremetió también contra el PP por "querer apropiarse de una Constitución" que "rechazaron entonces" y recordó la actitud crítica de José María Aznar. También atribuyó la carta de apoyo a Suárez que suscribieron 40 ex ministros de UCD a un intento de ciertos ámbitos del PP de enfrentarle con el ex presidente centrista.

Cabanillas no respondió ayer a esta última cuestión tras el Consejo de Ministros. Se limitó a exaltar a Suárez, lo que se interpretó como un menosprecio a González: "Expreso por encima de todo el máximo respeto por la figura de don Adolfo Suárez, que como presidente y ex presidente siempre ha sabido estar en su sitio y a la altura de las circunstancias". "Es muy importante no sólo el respeto a la figura de Suárez sino el respeto a lo que se hizo bajo su Gobierno porque es expresión de un patrimonio común y, por encima de todo, es algo de lo que este Gobierno, y supongo que otros presidentes, se sienten muy orgullosos", añadió.

El hijo de Suárez pide excusas al ex presidente y agradece su artículo

Adolfo Suárez Illana, hijo de Adolfo Suárez, remitió ayer una carta a Felipe González, cuyo contenido se reproduce a continuación, para agradecerle las explicaciones que ha dado en un artículo publicado el viernes en EL PAÍS en torno a la Constitución y la figura de su padre. El hijo de Suárez había escrito otra carta abierta, publicada en todos los diarios el domingo, en la que criticaba a González por insinuar que si hubiera dependido de su padre, no se hubiera hecho la Constitución. En la misiva, y en tono muy duro, decía que González "está bajo sospecha de corrupción, traición y deslealtad hacia todo".

El contenido de la última carta es el siguiente: "Me llena de satisfacción leer el artículo que bajo el título de Un debate turbio publica hoy en EL PAÍS. Evidentemente cometió usted un error con sus declaraciones, pero hoy le honra rectificarlo. No creo que dude usted en mi caso de la pureza de intención en la defensa de mi padre y desde esa misma postura le ofrezco, yo también, mis más sinceras excusas. Con sus palabras de hoy, asume el importante puesto institucional que está reservado a quienes, como usted, han servido al país desde tan alta magistratura, con independencia de sus aciertos y errores. En ese puesto, contará usted siempre con mi apoyo y con el de todos los que como yo tuvimos grandes maestros en el arte de la convivencia y la concordia. Una vez más reciba usted mis excusas y un fuerte abrazo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS