Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un desequilibrado secuestra a varias decenas de niños en una escuela infantil de Luxemburgo

Un supuesto desequilibrado mental sumergió ayer en una pesadilla a los ciudadanos de la localidad de Wasserbillig, al Este de Luxemburgo, junto a la frontera con Alemania, tras irrumpir en una guardería y secuestrar a varias decenas de niños de entre pocos meses y 10 años de edad y a dos profesores. El secuestro se produjo a las tres y media de la tarde. Pasadas las siete, tras una hora de negociaciones con la ayuda de un psiquiatra, el secuestrador liberó a 16 niños y un educador y, en la madrugada de hoy, seguía reteniendo a 27 pequeños -9 de ellos, portugueses- y a otro educador.

Según fuentes diplomáticas, entre los secuestrados también hay un niño polaco, varios luxemburgueses, franceses y alemanes. La pesadilla comenzó pasadas las tres de la tarde, cuando un individuo entró en la escuela infantil de Wasserbillig armado con una pistola, dos granadas y gasolina. Anoche el secuestrador fue identificado como un argelino de unos 30 años, padre de familia, "que no tenía problemas con la justicia desde 1994", según fuentes judiciales. Según otras fuentes, el secuestrador fue expulsado de Luxemburgo hace unos años, pero su esposa y sus hijos permanecieron en el país. Ahora trataría de recobrar la custodia de los niños. La policía lo describió como "un hombre con problemas mentales".

El ministro luxemburgués del Interior, Michel Wolter, aseguró anoche que el individuo ha solicitado un avión con 15 plazas para dirigirse a Libia y 60 millones de francos belgas (unos 250 millones de pesetas).

En las primeras horas del secuestro la guerra de cifras entre policía y judicatura contribuyó a aumentar la confusión sobre el número exacto de secuestrados. Mientras la policía afirmaba que en torno a una veintena de niños de entre cuatro y siete años fueron retenidos, el juez elevaba a 46 la cifra inicial de secuestrados. Pasadas tres horas y media del inicio del secuestro y de pedir la asistencia de un psiquiatra, el secuestrador decidió liberar a parte de los niños, que según las fuentes policiales consultadas por este diario se encontraban "traumatizados" y "muy nerviosos", aunque estaban en buenas condiciones físicas. Según el juez, 16 niños y un profesor fueron liberados por su secuestrador, aunque otras fuentes aseguran que fue una educadora la que logró escaparse con algunos menores. Desde hacía ya rato, seis unidades de la policía especial luxemburguesa acordonaban el edificio. También han llegado a la zona policías de élite franceses para ayudar a los agentes locales. Un portavoz policial dijo en la madrugada de hoy que se seguirá con la misma estratégia de diálogo para no provocar heridos.

Wasserbillig es una pequeña localidad industrial donde residen muchos inmigrantes, la mayoría portugueses. Se trata del primer caso de este tipo que tiene lugar en este pequeño país del Benelux, de apenas 400.000 habitantes pero con el nivel de riqueza más alto de la Unión Europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de junio de 2000

Más información

  • El autor del asalto, fuertemente armado con granadas y gasolina, exigió un avión para huir