_
_
_
_
_

Día de estrenos en A-3 y TVE con 'Futurama', 'Malcolm' y 'Happy House'

Este sábado cuenta con tres estrenos de series de distinto calibre, aunque con el denominador común de la comedia. La 2 de TVE presenta hoy (21.35) en castellano Happy House, producción de 13 capítulos dirigida por el cineasta Francesc Bellmunt y que cuenta con jóvenes actores encarnando a un grupo de aprendices de interpretación que viven juntos y "cuya intimidad", dice Bellmunt, "es todo un espectáculo". Fue estrenada ya el pasado año en Cataluña, donde se repone en versión original.Por su parte, Antena 3 refuerza la franja matinal con Futurama (13.20), creada por Matt Groening, el autor de Los Simpson, y heredera del espíritu cáustico de esta serie, que seguirá emitiendo (14.25) la cadena. Y en medio de ambas producciones animadas, Antena 3 estrena en España Malcolm in the middle, serie que se ríe de la telecomedia convencional.

En el decrépito panorama de las comedias estadounidenses estrenadas en los últimos años, Malcolm in the middle ha demostrado que el género todavía puede ser renovado. Esta serie devuelve la confianza en el humor televisivo basado en ideas originales y bien escritas, el mismo humor que otros productos tratan de aniquilar con estereotipos y convencionalismos baratos, informa Javier del Pino. Aunque Malcolm roce el límite del desenfreno, la vida a través de sus ojos ofrece un espectáculo insólito que se mueve entre lo irreverente, lo grosero y lo ridículo.

La cadena Fox trató de presentar la serie como Los Simpson en versión de carne y hueso, pero ésa es una forma simple de resumir lo que ofrece Malcolm. La telecomedia toma su nombre de uno de los cuatro hijos de una familia media de Estados Unidos, un niño que tiene la mala fortuna de ser superdotado en un entorno en el que sólo hay mediocridad (lo que comparte, en efecto, con Lisa Simpson). El chaval que da vida a Malcolm, Frankie Muniz, es casi tan buen actor como lo era Fred Savage cuando interpretaba a Kevin en Aquellos maravillosos años.

El hermano mayor de Malcolm está en una academia militar por ser un rebelde indomable. En casa están otro hermano mayor -estúpido en todos los sentidos- y el pequeño Dewey (interpretado por Eric Per Sullivan, el niño enfermo de la película Las normas de la casa de la sidra).

Malcolm acude a un colegio para superdotados, lo que también abre un filón cómico; por el día estudia física cuántica y por la tarde se adentra en la tosca vida de su familia (sus progenitores son auténticos padres-basura). Habla a cámara de cuando en cuando, lo que recuerda al espectador que lo que ve en pantalla es la vida tal y como él la percibe.

En algunas ocasiones, la serie se parece demasiado a un cómic animado y en otras bordea el límite de lo aceptable como real, pero no se le puede negar la virtud de haber roto el molde del formato televisivo, igual que Seinfeld lo hizo en su día, aunque esta comparación sea siempre irrespetuosa.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_