Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos averías en una subestación de Iberdrola paran el metro y dejan sin luz a 12.000 vecinos

Dos averías sucesivas y relacionadas, pero cuyas causas aún se desconocen, en una subestación de la compañía Iberdrola dejaron ayer sin suministro eléctrico a buena parte de la almendra central de la ciudad entre las 10.30 y las 13.00. El servicio en las líneas 1, 3 y 5 del metro quedó paralizado a las 10.24 y durante una hora en una veintena de estaciones, y provocó retrasos en el resto. Poco después de restablecerse el suministro, otra avería dejó sin luz a 4.000 clientes de la compañía en la zona centro (unos 12.000 vecinos) y a instituciones como la Bolsa de Madrid.

A las 10.24 de la mañana de ayer, los trenes del metro que circulaban por las líneas 1 (en el tramo que va de Atocha a Tribunal), 3 (entre Embajadores y Plaza de España) y 5 (entre Acacias y Alonso Martínez) se quedaron sin gasolina. Una avería en la subestación eléctrica del paseo de los Melancólicos (cercano al estadio Vicente Calderón), que abastece a esa parte de la red subterránea, provocó el corte de suministro y dejó en el andén a miles de personas. Otras muchas cuyos vagones circulaban en ese momento por otras estaciones de las mismas líneas tuvieron que esperar con el tren parado u optar por otros medios de transporte, ya que la compañía tuvo que aumentar los intervalos entre trenes. El suministro se restableció a las 11.23, sin que se hubiese registrado ningún suceso reseñable, según explicó un portavoz de Metro: "No tenemos noticia de que se haya quedado ningún tren con pasajeros en un túnel o algo así".

Fallos consecutivos

Dieciséis minutos más tarde, sin embargo, la subestación de Iberdrola sufrió una nueva avería. Esta vez, la afectada fue una amplia zona de la almendra central: 4.000 clientes de la compañía (unos 12.000 vecinos)con casa o comercio en la plaza de Cibeles, Puerta del Sol, plaza de Santa Ana, calle de Atocha, calle de Alcalá y parte del barrio de Lavapiés sufrieron las consecuencias. El edificio del Ministerio de Economía, entre otros, se quedó sin luz. "Toda la calle de Atocha estaba apagada, con los comercios a oscuras. Menos mal que era de día", comentaba un vecino.

También la Bolsa de Madrid paró su actividad entre las 11.00 y las 15.00 debido al fallo de los sistemas de transmisión de datos. "Luz había, los ordenadores funcionaban, pero probablemente muchas empresas con sede en la zona afectada por el apagón no podían funcionar. Y aquí, o juegan todos o ninguno. Así que la Bolsa ha cerrado durante casi toda la mañana", explicó un asistente.

La compañía eléctrica restableció el suministro progresivamente a lo largo de la mañana. Algunos vecinos vieron de nuevo la luz poco después del corte, pero otros tuvieron que esperar a las 12.55 para darle al interruptor. Los últimos en recuperar el suministro eléctrico fueron los residentes y comerciantes de la calle de San Alberto y del pasaje de la Caja de Ahorros, próximos a la Puerta del Sol.

Los responsables de Iberdrola desconocen aún las razones de las averías. "Sabemos que están relacionadas, porque fueron consecutivas y en la misma subestación, pero no tenemos datos para identificar las causas", afirmó un portavoz, quien también explicó por qué el primer corte sólo afectó a una parte de la red subterránea de transporte público. "El metro tiene varias líneas de alimentación, y ésta era sólo una de ellas, de ahí que el fallo en el suministro no bloquease toda la red", comentó.

La línea 10 se parte en dos

Por otra parte, el Consorcio Regional de Transportes de la Comunidad comunicó ayer que, a partir del próximo 1 de junio y durante los nueve meses siguientes, el servicio en la línea 10 del metro quedará interrumpido entre las estaciones de Gregorio Marañón y Campamento debido a los trabajos de acondicionamiento de la línea para acoger a los nuevos trenes boa.

Las obras, que ensancharán túneles y andenes, levantarán nuevas subestaciones y cambiarán la señalización y los sistemas de alimentación eléctrica, finalizarán en marzo de 2001. Hasta entonces, la línea 10 quedará dividida en dos tramos con circulación independiente: entre Fuencarral y Gregorio Marañón, al norte, y entre Aluche y Campamento, al sur. Para sustituir el servicio de metro en la parte más desasistida del tramo intermedio (entre Príncipe Pío y Campamento), el Consorcio ha dispuesto dos líneas especiales de autobús: la E1 unirá Príncipe Pío, Lago y Batán; la E2 conectará Batán y Campamento.

Uno de los más afectados por este corte es el Parque de Atracciones, al que muchos visitantes acceden por la línea que ahora se divide. Por ello, el Parque ha firmado un acuerdo con Renfe cercanías por el cual todo aquel que llegue a la zona de ocio utilizando ese medio de transporte obtendrá un 15% de descuento en los calcos adulto e infantil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 2000

Más información

  • Los cortes de suministro bloquearon las líneas 1, 3 y 5 en la zona centro durante una hora