Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

LAS DAMAS ELIZABETH TAYLOR Y JULIE ANDREWS

Las actrices Elizabeth Taylor y Julie Andrews, dos leyendas vivas de Hollywood, fueron nombradas ayer damas del imperio británico por la reina Isabel II, en una solemne ceremonia en el palacio de Buckingham. Protagonistas de películas inolvidables, ambas nacieron en el Reino Unido en los años treinta, pero sus vidas y sus carreras profesionales se han desarrollado en Estados Unidos. A sus 68 años, Liz Taylor llegó al palacio en una limusina, vestida con un traje de chaqueta y pantalón azul y violeta, sonriente, aunque sin ocultar los problemas de salud y las dos operaciones de cadera, que la obligaron a usar una silla de ruedas para acceder al salón real en el que se iba a celebrar el acto. Sin embargo, quiso recibir de pie el título de manos de la reina, un homenaje que calificó como "el punto culminante" de su vida. Sus cuatro hijos, Michael Wilding, de 47 años, Chris Wilding, de 45, Liza Todd-Tivey, de 42, y Marie Burton-Carson, de 39, asistieron al acto. Casada en ocho ocasiones, Liz Taylor se mostró feliz por el honor, pero triste por la ausencia del hombre de su vida, el actor galés Richard Burton, con quien se casó dos veces. "Le echo tanto de menos. Ojalá hubiera estado aquí", comentó al recordar la primera vez que visitó el palacio de Buckingham, "hace años con Richard, cuando le nombraron caballero". La actriz, que lucía el famoso anillo de diamantes que Burton le regaló, reconoció sentirse como "flotando en una nube", orgullosa de que, por una vez, no llegó tarde. Un poco después, en un Mercedes azul marino y ataviada con un traje de falda y chaqueta de color rosa pastel, apareció Julie Andrews, de 64 años, famosa por interpretar a la popular Mary Poppins (1964) y por su papel en Sonrisas y lágrimas (1965). Siguiendo un riguroso orden alfabético, Julie Andrews, casada durante treinta años con el director estadounidense Blake Edwards, fue la primera en recibir la distinción, que se otorga por los méritos logrados en la trayectoria profesional. "Éste es el honor más grande que se me ha concedido en mi vida. No pensé que pudiera obtener este título al haber vivido tanto tiempo en Estados Unidos", manifestó la actriz, quien confesó no haber olvidado nunca sus orígenes.- ,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de mayo de 2000