Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL Liga de Campeones

Julio César, el sustituto de Karanka, dice que no está bien

Con Karanka y Michel Salgado sancionados, y Fernando Hierro reconociendo que no está "ni al 30% para jugar un partido así", la defensa del Madrid deberá ser remodelada para el partido de hoy. Del Bosque tiene a dos hombres en mente: Geremi para reemplazar a Salgado en el lateral derecho, y Julio César para jugar en la posición de Karanka en el puesto de marcador central izquierdo. El problema es que Julio César confesaba ayer que tampoco se ve bien. El brasileño viene de atravesar dos meses de inactividad por lesión y siente que ha perdido capacidad física: "No me gustó el partido que hice contra el Alavés, el sábado pasado. No estoy del todo bien"."¡Ánimo Julio, que el otro día te vi saltar medio metro por encima de Sheringham, contra el Manchester...que eres un portento!", le animaba ayer su compatriota, Roberto Carlos, que hoy le acompañará a su izquierda. Confiado ante la eliminatoria, Roberto Carlos sentenció que "deberá ocurrir un desastre para que el Madrid encaje tres goles".

Por su parte, Raúl no se mostró tan seguro. Pero dijo que si el Bayern había sido superior en los dos partidos de la segunda ronda, se debió a la mejor preparación física de que gozaban los bávaros a principios de año. "En ese momento estaban físicamente perfectos, pasando por un momento excepcional, y ahí nos superaron", opinó el delantero.

Raúl también dijo que el Madrid no saldrá hoy a administrar los goles a favor: "No estamos muy acostumbrados a administrar los resultados, esta temporada hemos perdido muchos partidos que comenzamos ganando. Lo que sí es cierto es que la mejoría del Madrid en el último mes se debe a que defendemos mejor y es muy difícil que nos marquen".

La baza de Casillas

Para solucionar los problemas que puedan surgir en defensa, la última instancia después del hombre libre (Helguera) será el portero, Iker Casillas. A sus 18 años, y a fuerza de partidos estruendosos, pierde a pasos agigantados su mirada cándida, que se va sustituyendo por otra más taimada. Lo que no se desvanece es su frialdad.

De ahí sus enormes condiciones para resolver con éxito los uno contra uno, suerte que su ex técnico, John Toshack, aseguró que completaba como nadie. "Para el uno contra uno hay que tener muy buenas condiciones físicas, pero ante todo la mente muy fría, para saber aguantar al delantero sin tirarse antes de tiempo", explica Manuel Amiero, el entrenador de porteros del Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de mayo de 2000