Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lopera destituye a Guus Hiddink como entrenador del Betis

Apenas tres meses después de firmar su contrato y tres jornadas antes de terminar la temporada, el técnico holandés Guus Hiddink ha dejado de ser el técnico del Betis. Aunque el portavoz de la junta bética, Juan Luis Aguado, habló de que había habido un "mutuo acuerdo" entre la directiva y el holandés, la realidad es más sencilla y dura: se trata de una destitución fulminante, nocturna e inesperada, una decisión personal del presidente del Betis, Manuel Ruiz de Lopera. Hiddink es el octavo técnico de Primera que no termina la temporada. El anterior destituido fue Marcos Alonso, que dejó al Sevilla hace dos meses. El entrenamiento de hoy del equipo, que ocupa actualmente posición de descenso (es 18º de la clasificación, con 36 puntos, a cinco de salvación), será dirigido por el técnico de la casa Luis del Sol. En su último partido, el domingo, el Betis salió goleado (4-0) en su visita al Mallorca, y Lopera, que hace apenas dos semanas anunciaba que no pensaba cesar al entrenador, convocó anoche, pasadas las once, en su despacho de la calle de Jabugo, al cuerpo técnico (Hiddink y sus ayudantes Simó y Rodri), sacó de la feria a algunos consejeros, avisó al vicepresidente Juan Luis Aguado y organizó la reunión de la destitución. Pasada la medianoche, a las 0.20 de hoy, Hiddink salió del edificio. "Estamos buscando soluciones, estamos buscando soluciones", dijo el holandés al salir. "Mañana seguiremos".

No habrá, sin embargo, mañana para Hiddink en el Betis, club al que el técnico holandés llegó a finales de enero en sustitución del argentino Carlos Timoteo Griguol. El primer partido significó una derrota en Mestalla (3-1). Después condujo al equipo en otros 12, en los que sólo consiguió una victoria (un 2-1 al Barça), además de seis empates. Los otros cinco encuentros fueron derrotas.

Hiddink labró su prestigio en Holanda antes de dirigir en España al Valencia y al Real Madrid, club al que llegó nada más concluir su trabajo como seleccionador de Holanda en el Mundial 98 y en sustitución de José Antonio Camacho, que no llegó a comenzar la temporada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de mayo de 2000