Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jardín de los sentidos

Se podrá pisar el césped, tocar las flores, olerlas... No es un jardín normal y corriente, sino el jardín de los sentidos, del que podrán disfrutar ciegos y personas con problemas de movilidad. El Ayuntamiento de Sitges, impulsor de la iniciativa, pretende que sea un espacio donde las personas puedan tener contacto con las plantas a través del tacto y del olfato.Todo está pensado para las personas con discapacidades: las macetas están a 50 centímetros de altura para que los que van en silla de ruedas puedan oler y tocar las flores. Las calles estarán adaptadas al acceso de personas discapacitadas. En el recinto se señalizarán las especies de las flores y los recorridos en Braille para los ciegos. Así podrán moverse sin problemas y disfrutar del parque, de 5.000 metros cuadrados, que está situado en el extremo del jardín modernista de Terramar.

Primero se creará una escuela taller integrada por 30 jóvenes discapacitados de entre 16 y 22 años residente en Sitges. La escuela debe "dar una salida a gente con una discapacidad física leve para que se inserten en el mercado de trabajo", según el concejal de Bienestar Social, Antonio García. Los trabajadores se especializarán en construcción, fontanería y jardinería. Un profesional de cada sector se ocupará de formar a estos jóvenes que tienen dificultades para integrarse en espacios normalizados de trabajo y que, por otra parte, no están enmarcados en el colectivo de disminuidos, ya que los baremos de evaluación no recogen sus dificultades. Durante los primeros seis meses los aprendices recibirán formación teórica. Luego empezarán sus tareas en el jardín y cobrarán el 75% del salario mínimo, unas 50.000 pesetas al mes. Al cabo de dos años se incorporarán al mercado laboral. Algunos de estos jóvenes serán los futuros gestores del jardín, otros se trabajarán en empresas del municipio.

Sitges ya ha aprobado una partida de 70 millones de pesetas y ha pedido a la Generalitat otros 80 millones para cubrir los sueldos del personal educativo y de los alumnos. El área de Bienestar Social de Sitges pretende que la ONCE colabore para adaptar los espacios para los invidentes.

Todos los discapacitados podrán disfrutar de un jardín pensado para ellos. Y los jóvenes con discapacidades físicas de Sitges tienen con este proyecto una oportunidad de entrar en el mundo del trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de mayo de 2000

Más información

  • Treinta jóvenes discapacitados se ocuparán de adaptar un parque para minusválidos en Sitges