Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves designa a seis consejeras para cumplir su promesa de paridad

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, anunció ayer la composición del Gobierno que afrontará la nueva legislatura autonómica. A los dos puestos concedidos al PA en virtud del acuerdo de coalición que ya estuvo en vigor los últimos cuatro años, Chaves sumó la designación de 12 consejeros (dos independientes, diez socialistas), que se ajusta al criterio de "paridad". Se dobla la presencia de las mujeres, que dirigirán seis Consejerías.

El nuevo Gobierno andaluz es consecuencia directa de una de las promesas electorales de Manuel Chaves: el aumento de la cuota de las mujeres en el Ejecutivo. Esta legislatura comienza con seis consejeras, tres más que en la anterior. Repiten Magdalena Álvarez (Economía), Carmen Hermosín (Justicia) y Carmen Calvo (Cultura). Se incorporan Fuensanta Coves (Medio Ambiente), junto a Calvo la única independiente, Candida Martínez (Educación) y vuelve Concha Gutiérrez (Obras Públicas). El andalucista José Hurtado (Turismo), Alfonso Perales (Gobernación) y José Antonio Viera (Empleo) son también novedad en el Gabinete, que contará en esta ocasión con 14 Consejerías, una más, tras la división de Justicia y Gobernación. Chaves animó a los recién designados consejeros a seguir los criterios de "renovación" y "paridad" que ha usado para formar su nuevo Ejecutivo. El presidente de la Junta negó en conferencia de prensa que, en su decisión, se haya dejado guiar por criterios de representación territorial, si bien en el Gobierno habrá al menos un miembro socialista de cada una de las ocho provincias andaluzas.

En el equipo que afrontará la nueva legislatura repiten ocho consejeros, de los que sólo Francisco Vallejo cambia de cartera (de Obras Públicas a Salud). La incorporación de Alfonso Perales (secretario de política municipal en la Ejecutiva federal entre 1997 y 2000) a la Consejería de Gobernación, incrementa el perfil político de un Gabinete en el que volveran a participar algunos de los pesos pesados (Gaspar Zarrías en Presidencia, Magdalena Álvarez en Economía, Paulino Plata en Agricultura) que soportaron el enfrentamiento institucional con el Gobierno central en la anterior legislatura.

Enfrentamiento con el PP

El presidente de la Junta mostró su intención de "toma la iniciativa" para buscar una "solución flexible y gradual" a las cuestiones pendientes con la Administración central. Chaves indicó que concederá un "margen de tiempo" al nuevo Gobierno nombrado por José María Aznar para comprobar si existe "un cambio de actitud", si bien reconoció "el buen talante personal", del nuevo titular de Administraciones Públicas, Jesús Posada.

La presidenta regional del PP de Andalucía, Teófila Martínez, fue cauta al analizar la composición del nuevo Ejecutivo autonómico. La dirigente popular afirmó que pospondrá su juicio unos meses "hasta que los consejeros presenten sus estrategias en las diferentes comisiones parlamentarias". Eso sí, no tuvo recato en valorar la decisión de Chaves de doblar la presencia de las mujeres en el Ejecutivo regional. Y consideró que el nombramiento de Perales (con el que ha tenido varios enfrentamientos en Cádiz) puede tener una influencia negativa en las relaciones con Madrid.

El incremento de la presencia femenina en el Gobierno andaluz le valió también a Chaves para justificar los "ajustes" derivados de los nuevos nombramientos. Salen cuatro consejeros socialistas, entre ellos José Luis Blanco (Medio Ambiente) y Guillermo Gutiérrez (Industria), titulares de los dos departamentos más relacionados con el vertido tóxico que arrasó el entorno de Doñana en abril de 1998. La oposición había reclamado con insistencia el cese de ambos tras el desastre ecológico.

Chaves rechazó que la salida de ambos consejeros esté relacionada con la rotura de la balsa minera de Aznalcóllar. "Se equivocan totalmente los que piensen eso", replicó a las preguntas de los periodistas, y argumentó que el informe pericial encargado por la juez que sigue el caso "les deja totalmente libres". El desastre ecológico marcó otro de los nombramientos del presidente de la Junta, quien decidió poner al frente de Empleo y Desarrollo Tecnológico a José Antonio Viera, que ha sido coordinador de las actuaciones del Gobierno andaluz en el valle del Guadiamar durante los dos últimos años.

"El nuevo Gobierno de coalición entre andalucistas y socialistas supone un giro al centro-derecha", afirmó el coordinador general de IU en Andalucía, Antonio Romero, quien reprochó a Chaves haber mantenido durante dos años "consejeros quemados" tras el desastre de Aznalcóllar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de abril de 2000

Más información

  • El Ejecutivo renueva la mitad de sus puestos