_
_
_
_

El delegado del Gobierno admite el "frágil equilibrio" que vive El Ejido

El delegado del Gobierno en Andalucía, José Torres Hurtado, reconoció ayer que en El Ejido y, en general, en toda la comarca del Poniente de Almería, existe un "frágil equilibrio" desde que en el mes de febrero se desatara una ola de ataques xenófobos contra inmigrantes magrebíes en la que se vivió un "peligro de linchamientos"."Todavía hay una situación incómoda", admitió Torres Hurtado sobre los rastros de aquella "reacción popular violenta", que ha tenido su último episodio en el incendio intencionado, el jueves pasado, de un locutorio telefónico en el barrio de San Agustín. El locutorio era muy frecuentado por inmigrantes que trabajan en los invernaderos de la zona.

En este sentido, la Asociación de Trabajadores de Inmigrantes Marroquíes (Atime) hizo ayer un llamamiento a la colaboración vecinal para descubrir a los autores de estos últimos ataques. Su portavoz, Mustafá M'Rabet, señaló que los inmigrantes son "los menos interesados en que se mantenga esta situación de conflicto permanente, que empieza a parecer el cuento de nunca acabar".

El delegado del Gobierno añade, en una entrevista con Europa Press, que la situación "ha avanzado mucho más desde febrero hasta ahora que en los últimos seis o siete años, quizá porque no se había puesto de manifiesto de forma tan gráfica lo que podía ocurrir".

La siguiente fase, tras la instalación de los módulos de emergencia para albergar a los inmigrantes, es, según él, trazar un "programa de viviendas" que requerirá la colaboración obligada entre la Junta de Andalucía y los ayuntamientos de la zona.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_