Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Acuerdo de Viernes Santo

Se cumple el segundo aniversario del Acuerdo del Viernes Santo. En ese extraordinario día, el pueblo de Irlanda del Norte, a través de sus representantes, discutió a fondo el conflicto, durante largos días y noches sin dormir, hasta fraguar un acuerdo que pudiera ser aceptado por todos. (...) Los hombres que habían sido enemigos de sangre se mantuvieron unidos y encontraron una nueva forma de vivir juntos. Hoy el talante es mucho más frío. No hay ninguna visión fugaz de los grupos negociadores abrazándose, ni del portavoz del Sinn Fein declarando que "era un día maravilloso". (...) Hoy el líder de los Unionistas está rodeado por un partido que casi le ha abandonado, a él y al proceso de paz. El lado republicano parece un poco más fuerte, pero tiene demasiados problemas. En la última conferencia del partido, Gerry McGeough, de la línea dura, fue elegido para un puesto superior. Pareció una advertencia para Gerry Adams y Martin Mcguinnes de que los fundamentalistas no se han ido todavía. El otro jugador también está pálido. El secretario de Estado Peter Mandelson es atacado por ambos lados. Unos y otros están de acuerdo: Mandelson, dicen, está demasiado preocupado por su propia imagen para meterse en la brega de la política de Irlanda del Norte.A pesar de todo, los optimistas aún no se han rendido. Todos los que creen que abril de 1998 representó la mejor oportunidad en toda una generación no deberían perder la esperanza todavía. El Viernes Santo trajo buena suerte una vez a Irlanda del Norte, y quizás pueda hacerlo de nuevo.

Londres, 20 de abril

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de abril de 2000