Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El mundo, en danza

Estudiar danzas de todo el mundo sin moverse de Madrid es posible. Una peculiar academia ofrece clases de 20 tipos diferentes de baile, desde el tango hasta la salsa, la danza del vientre, contemporánea, africana, hindú y butoh (danza japonesa) por un precio mínimo de 6.000 pesetas mensuales. Se llama Danzas del Mundo y es una asociación sin ánimo de lucro. Claudia Morgana (éste es su nombre artístico), una aficionada de 31 años, comenzó este proyecto el otoño pasado con el propósito de reunir a artistas y bailarines de varios países. "Quería ayudar a los extranjeros que tienen que hacer trabajos humildes cuando llegan a Madrid, pese a su formación profesional", cuenta Claudia.Desde entonces, esta escuela ofrece, además de las clases de baile, lo que Claudia llama actividades "esotéricas": yoga, tai-chi, tantra, que permite aumentar la energía sexual y la capacidad de goce de hombres y mujeres, y risoterapía, que, según ella, potencia el sistema inmunológico y mejora la digestión y la circulación.

Para crear el ambiente apropiado, cada espacio está decorado de una forma especial: la sala de danza del vientre, con adornos orientales; la de danza africana, con máscaras y colores vivaces; el salón de tango, de rojo y negro.

Actualmente la escuela cuenta con 20 profesores, en su mayoría autóctonos. Lenna Beauty es una de ellas. Esta brasileña de 24 años da clase de danza del vientre. "Vine a Madrid hace cuatro años para tomar clase de flamenco con Merche Esmeralda. Luego empecé a hacer espectáculos de danza oriental, que había estudiado en Brasil, y así conocí a Claudia", relata Lenna, que también enseña danzas brasileñas.

Los alumnos, unos 60 actualmente, son principalmente mujeres de entre 22 y 45 años, "personas que han viajado mucho, han tenido contacto con varias culturas y disfrutan del ambiente internacional de la escuela", explica Claudia. "También vienen chicas que tienen un novio africano para aprender estos bailes y acercarse así a su mundo", agrega. Andrea es una de las más entusiastas. Esta estudiante de historia de 22 años recibe cinco horas de clase por semana. "Estoy en un grupo de danza del vientre. Además, estudio bailes de Brasil para coger fuerza en las piernas, y danza contemporánea, para mejorar el equilibrio", aclara.

Danzas del Mundo colabora también en proyectos humanitarios con varias ONG. El pasado fin de semana la escuela organizó un maratón solidario de danzas junto a la ONG Ayuda en Acción: a cambio de una donación a cualquier organización humanitaria en favor del pueblo africano, se podía recibir gratis una clase de baile. "Cuando oí por la radio que iban a morir 16 millones de personas en África por la hambruna y la sequía pensé que teníamos que hacer algo", dice Claudia. Casi un centenar de personas participaron en la iniciativa.

Danzas del Mundo. Gran Vía, 22. Teléfono 91 531 68 69.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de abril de 2000

Más información

  • Una escuela de baile en el centro de Madrid ofrece clases con profesionales de 20 países